sábado, 8 de abril de 2017

Diseño Emocional


estoy tan acostumbrada que ya no me afecta.
 no espero ni pena, ni compasion, ni empatia de nadie con forma humana. 
trato en la medida de lo que me sale mantenerme al margen de los diseños emocionales que a veces me los acercan y me lo empujan hasta para dentro de la nariz: la burra de turno es la version mugrista del por algo sera y el algo habran hecho que luego reversiono en y vos que le hiciste para que (complete aqui con el abuso recibido) y tantas otras versiones, muchas de ellas y tristemente, venidas desde ya sea congeneres ya sea personas que supusimos, totamente, aliadas o al menos no obturadores. 
patear la pelota fuera del area: que lleva a los varones a asesinar mujeres con total impunidad? por que pueden? por que es materialmente posible? por que las mujeres nos odiamos las unas a las otras hasta este limite? por que es discursivamente sostenible -tal como este caso lo comprueba-? por que es peor si un negro es nazi que si un ario es nazi? por que la muerte es tan lejana y a la vez tan endemica que ya no nos conmueve? 
pusieron camaras en el edificio, te aviso para cuando vuelvas, pero nadie me sabe decir y yo no me animo a preguntarle al hijo ya grande y solteroide, si la señora de abajo de mi casa falleció. 
 tambien me alegro cuando mis enemigos mueren, especialmente de muerte natural. 
como ver siempre un enemigo exterminado heroicamente, responsable de su propia muerte, cada vez que se trata de una mujer o un joven criminal, al decir de Genet? 
las oprimidas estamos hechas de la misma materia que nuestros verdugos y la opresion jamas a hecho emerger conciencias en todo caso sumirnos aun mas en la brutalidad.  
los hombres, incluso los sensibles, estan ahi para recordarnos siempre con sus acciones que no podemos cabrearnos, especialmente con ellos. nada peor que los sensibles ofendidos por la brutalidad mujeril: pasivo agresivos beneficiarios de un regimen donde morimos nosotras y ellos reinan y que nosotras sostenemos cada vez que celebramos la desgracia ajena

No hay comentarios:

Publicar un comentario