viernes, 6 de enero de 2017

Adios al feminismo, redes o atrapamientos sociales

Esta semana pasaron cosas de lo más extrañas
Una joven ha sido brutalmente golpeada por su pareja.
Otra joven, supuestamente muy amiga de la primera, no demoró en señalar con el dedo, luego de que la víctima sobreviviente hiciera su descargo con fotos y todo que eran realmente tremendas, a un muchacho, que ha participado de un grupo de estudio mío.
Raudamente, alguien me le alerta de la situación, capturas incluidas y todo del señalamiento como agresor de este muchacho.
Rapidamente, somo suele ser en estos casos aviso a quienes suponía en peligro, incluida yo, de la situación.
Más tarde me avisan que no se trata de él sino de otro y adjuntan foto y captura.
Vuelvo avisar.
La mitad de la gente no lee los mensajes.
La mitad de la gente no lee. La mitad de la gente solo lee cuando se trata de acusar pero no lee cuando decimos "ey, no, se trata de un error".
Casi hacemos bosta a uno que se comía gratis y de arriba el garrón. ¿será bueno? ¿será malo? quién sabe.... lo que sí es obvio es que no está seguro entre quienes está porque sin dudarlo fue el primero en ser señalado.
Insisto la gente no lee los mensajes y pese a que cerré mis cuentas y avise, como avisé de lo otro, que por el momento y dado ataque de surmenage -fue un año difícil no se crean que es tan fácil ser judicializada por tu violador y que ciertas feministas que constan en el expediente lo apañen-, me retiraba un poco y los grupos se suspendían, hay aún quienes me escriben solo para preguntarme no si necesito algo, sino, si "mañana hay grupo". Quisiera creer que preguntan porque se fueron de excursión al Amazonas y no han leído sus dispositivos móviles, o porque han apagado un poco, como yo, la compu. Pero es falso. Se llama ausencia, y es la subjetivación de nuestra civilización. La ausencia es rápida para linchar y para que el linchamiento llegué hasta quien no supo con premura detectar alguna que otra cosa.
También está quien me pregunta si conozco refugios para personas con discapacidad. Me pregunto si googlearon antes, si preguntaron a una persona letrada que trabaje en discapacidad (yo tengo una amiga abogada, al menos), si entraron y dejaron el mensaje en el grupo del Observatorio de discapacidad, si fueron o llamaron al centro zonal que corresponde y donde se supone hay una oficina para discapacidad. Todo esto me fue preguntado sin que medie un "che, como estas?"
No es de extrañar que entonces mientras escribo esto tenga cólicos. Tendrán los cólicos que ver con esto?
Quién sabe?
Quién sabe qué tajada política sacarán ahora las adalides de la justicia contra los abusadores como modo de limpiarse las manos cuando en sus organizaciones militan judicializadores y entregadoras de feministas y ellas continúan haciendose las PELOTUDAS? Lo cierto es que pese a estar rodeadas de chetas, plata para poner nunca hay en nada que no sea la campaña personal.
No sé qué me da más pena si es que estén muertas y que nadie haya al menos apilado los cuerpos en la fosa común que les corresponde, que la gente sea traidora a su clase y a su raza y se obnubile ante la posibilidad de ser la lacaya que le da crédito a una manga de incontinentes (es decir, sin contenido) o haber caído en la trampa de suponer culpable a alguien que hasta ahora no ha demostrado que podría agredirme a mí o a las mías solo para que no me linchen a mi también (aunque sí debo confesar que al cruzar la info sobre el presunto violento que finalmente no es violento, todas descubrimos que es un chamuyador compulsivo y a todas nos quiso levantar, oh casualdad, los feministos o lo que mierda sean).
Espero que todas juntas dejen de respirar el oxígeno que a alguien con resaca le vendría tan bien esa buena dosis extra y simplemente se erradiquen de la faz del planeta.
Un abrazo, nos estamos comunicando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario