jueves, 29 de septiembre de 2016

Ludditas Sexxxuales en Karcelona

Aquest diumenge estarà amb nosaltres a l'Ateneu llibertari de Gràcia la Leo Silvestri, presentant els seus llibres "Ludditas Sexxxuales" (que acabem d'editar) i "Foucault para encapuchadas" Us hi esperem!

Este domingo estará con nosotros, en el Ateneo libertario de Gracia la Leo Silvestri, presentando sus libros "Luditas Sexxxuales" (que acabamos de editar) y "Foucault para encapuchadas" ¡Os esperamos allí!

LUDDITAS SEXXXUALES:
Este libro es una bitácora posible acerca de la construcción de los afectos y los modos de afectación hasta ahora conocidos como «Amor» y «Enamoramiento» dentro del regimen heterocapitalista contemporáneo global, integrado y cognitivo.
Migramos hacia lo desconocido, para comprobar especialmente que aquello que creíamos único e irrepetible es sólo una ficción. Y el chispazo que puede hacer encender la mecha del gusto, se puede encontrar en muchos cuerpos y muchos lugares, en muchas formas-de-vida que compongan nuestros cuerpos en más cuerpos e intensifiquen nuestras potencias al límite de su fuga sin quebrarse ni destruirse.

lunes, 26 de septiembre de 2016

Última presentacion Games of crohn

Games of crohn: diario de una internación se presenta por última vez (prometemos) en CABA
Nos damos el gusto de cerrar con un par de amigas 


Florencia Podesta
Vanesa Cuccia
Zara Benaventos
Gabriela Mendoza
Lilián Cámera
Nadia Beherens


DJ Disca y DJ Prosti



+ sorpresas Lanzamiento de Queen Ludd Editora

entrada libre y gratuita obvio

https://www.facebook.com/mazuntebarcafe/?fref=ts


Acerca del libro


Crohn designa el diagnóstico de una inusual condición autoninmune discapacitante que puede afectar el tracto intestinal, de la boca al recto. Este ensayo auto-biográfico narra las distintas estadías de la autora en el hospital durante alrededor de 100 días. Es, a su vez, un lúcido relato sobre la diversidad funcional que aúna criticamente ciertas obsesiones de la modernidad, el poder médico y biopolítico encarnado hasta en las nuevas morales de la buena conciencia como el veganismo y el feminismo. Reflexiones que Silvestri agencia a partir de pensar la enfermedad como acontecimiento junto a sus desarrollos sobre Spinoza, la teoría queer y las filosofías de la antigüedad grecolatina para construir un sistema inmunológico que combata las pasiones tristes, sus aparatos de captura y sus formas de contagio. Un intento por afirmar la existencia singular y dotarla de una forma que fugue de la obediencia a la salud.


Acerca de la autora

Leonor Silvestri, cinturón negro de kick boxing/full contacto Wacko, escritora y traductora especializada en poesía clásica, profesora de filosofía, deportista de combate y discapacitada legal, Su recorrido vital y político puede leerse como una búsqueda de la consistencia consigo misma. En este trayecto ha construido una obra que incluye performances, manifiestos, fanzines, ensayos filosóficos, activismo, hondos desencuentros, programas de radio y videos, bandas de punk-rock, prácticas BDSM, exhibicionismo y rumores: una obra en la que ella misma, como cuerpo, es la materia prima y el producto siempre in progress. Algunos de sus libros son la tetratología La guerra en curso (Nos es nada, Paris, 2016), Guerra Fría (Germinal Costa Rica 2014), El Don de Creer (Curcuma. 2010; Germinal, Costa Rica; Santa Muerte Cartonera México, 2009); el curso. mitología grecolatina (libro-objeto CD-rom. Voy a salir y si me hiere un rayo. 2006); y Nugae, Teoría de la traducción (Simurg. 2003); Irlandesas, 14 poetas contemporáneas (de Bajo la Luna 2011); y del ensayo Catulo, Poemas. Una introducción crítica (Santiago Arcos. 2005). Con Ludditas Sexxxuales publicaron en esta editorial Ética Amatoria del deseo libertario y las afectaciones libres y alegres (2012) y con Manada de Lobxs, Foucault para encapuchadas (2014). Junto a Mai Staunsager, filmó el documental homónimo, "Games of Crohn" y Trabajo Sexual en Primera persona, serie de videos que donde hablan las protagonistas del trabajo sexual elegido para Ammar CTA.





34. Feministas enemigas de putas y enanos
¿Quién dirá lo que vale la pena y qué pena?
Jean-Luc Nancy


Al principio de este diario yo me preguntaba por qué se le dice «enfermedad» a algo que no tiene cura, por qué no se le dice «condición». Una condición del cuerpo, irreversible, como el daltonismo, el enanismo, la diabetes insulinodependiente… Se me dirá que es simplemente un juego de lenguaje, que da lo mismo. Los juegos del lenguaje nunca son menores: el día que Carlos Menem, presidente electo y votado dos veces por las masas (finas y no tanto), le llamó “flexibilización laboral” a aquello que claramente era empeoramiento de las condiciones del trabajo, precarización de lxs trabajadorxs y pérdida de las conquistas históricas de las mejoras laborales, nos violó a todxs. Ahora con Macri volvemos a sentir estos truquitos lexémicos.
Una de las diferencias que le encuentro a esta disquisición léxica entre «enfermedad» y «condición» es que una enfermedad se cura, mientras que con una condición se convive. La «enfermedad», por otra parte, promueve la idea de responsabilidad y culpa, nociones ya inherentes a la idea de autodeterminación, soberanía y autogestión, por lo menos con lo que tiene que ver con la salud. En cambio, la condición es un señalamiento, una marca, un estigma que algunas de nosotras portamos con honra y orgullo. Es decir, se podría asumir que todas esos conceptos de la buena conciencia progresista del cambio social, cuando aplicadas a la noción de estar enfermo, se vuelven por decirlo de algún modo, lo más rígido de las nociones liberales que comienzan con la reforma luterano-calvinista y James Locke, entre otros. Querer es poder, por un lado, el voluntarismo de no se cura quien no quiere (de allí a colegir que las enfermedades son psicosomáticas, todas, y que por ende curarse depende de nuestra propia capacidad para estar tranquilas en medio de esta guerra); y por el otro, la culpa: estás enferma porque te lo merecés, es decir, no condujiste tu vida como es debido, si te hubieras cuidado como corresponde no te pasaría, o también podemos curarnos si lo deseamos mucho, mucho, mucho. Todas estas ideas pensadas, y a veces dichas, a quienes se les diagnosticó como “enfermxs” nunca serían dichas a una persona que nació ciega, enana, o que no distingue entre rojo y marrón (obvio que se le dicen otras cosas, la estigmatización de la normalidad no cesa porque, como con la heterosexualidad como régimen político, conformar a un cuerpo diverso como «otro» es lo único que te deja dormir en paz). Buscar el porqué de una enfermedad significa, en algún punto culpar a quien padece pero también configurar a las personas normales en tanto normales y sanas.
Por otra parte, la condición permite no solo pensar al habitante «enfermedad» como un huésped, una compañía (compañero asma), sino que además permite introducir la noción de incapacidad o discapacidad. A la discapacidad se le suele decir en el lenguaje políticamente correcto «diversidad funcional». Yo prefiero pensarla como incapacidades, al fin de cuentas, toda persona es incapaz de hacer ciertas cosas. El problema es que vivamos en un mundo creado para ciertas capacidades y no para otras. El problema es la hegemonía de la estadística, ese absurdo de la aritmética, con su potencia de escalpelo. El problema es que celebremos, cual publicidad de Benetton en la reunión de las lindas espléndidas guapas feminoqueer, la diversidad pero que no construyamos mundos posibles donde las feas raquíticas y obesas fracasadas hasta de la belleza queer podamos vivir bien. Por ende, la incapacidad siempre recae del mismo lado, y son siempre las mismas. La noción de huésped de la condición sine qua non permite pensar lo que se llama «enfermedad» como un estado de excepción al régimen que impone cómo un cuerpo debe verse, cómo debe funcionar y para qué se debe usar cada parte, que, como tantas cosas en las sexualidades insobornables, pone en jaque el mito de la salud y la normalidad, siempre heterosexual. Como Jimmy de South Park frente al director PC (politicamente correcto) en la temporada 19, prefiero que me digas minusválida a que me dictes y me impongas cómo debo decirme a mi misma para que no agreda tu paradigma buena conciencia. Disca, condición singular de un cuerpo que todas portamos, pero pocas afirmamos. No, no soy especial, al menos no porque alguien diagnosticó mi condición creando una enfermedad, y por ende un negocio, donde solo había requerimientos técnicos, necesidades singulares y tal vez menos usuales que las de otras corporalidades.
Vivimos en una civilización de incapaces afectivos. Si la potencia aumenta con la capacidad de afectación, ergo estamos claramente habitando una sociedad de poca potencia, una sociedad incapaz de empatía, apoyo mutuo, cariño, empobrecimiento afectivo. Estas tres acciones solo emergen de manera irrestricta en la familia y el gran amor, es decir, la pelotuda o pelotudo de turno a la cual le decimos «novia/o» y que no soltamos ni un minuto en los espacios públicos. ¿Cómo expropiarle a la subjetividad posesiva de la propiedad privadas las potencias encorsetadas y masacradas del apoyo, la empatía y el cariño? Además pensemos en alguien con autismo como aquel video de Amanda Baggs que se hizo famoso en lengua española a través de la viralización de la conferencia donde Preciado expuso el caso académicamente. Pese a lo que cree la medicina hoy y el vulgar denominador común de la gente, nadie más conectado que una persona diagnosticada como autista con su medio, nadie con mayor capacidad de afectación; solo que esa afectación, tal como el video indica, no es una capacidad acorde a esta civilización, es una afectación que a esta sociedad no le sirve. Olerse las manos, chupar algún objeto, la danza llamada rocking para adelante y para atrás, alguien que puede pasarse horas en completa conexión con las que le rodean usualmente llamadas inanimadas, es una persona con una enorme capacidad de afectación. Una de las obsesiones de la maestras integradoras, o de aquellas que trabajan en las escuelas que en Argentina se llaman «especiales», es que las personas autistas coman con cubiertos. No comer con cubiertos es otra manera de afectarse con la comida, tal como no siempre se come con cuchillo y tenedor en todas las culturas. La persona llamada autista parece tener su propia manera singular de hacer un cuerpo y componerse con el alimento. Esa manera de afectarse en realidad incomoda a nuestra civilización y quienes la crean, la ponderan y la sostienen con sus actos diariamente. La única ventaja del cuchillo y el tenedor por sobre otras maneras de afectarse es la aceptación social en esta cultura, si comés sin apoyar los codos en la mesa se te acepta más. Por esta vía, se llega en nuestra civilización occidental a las mutilaciones sexuales más aberrantes que podamos imaginar como se comprueba en los casos de cuerpos que la operación del diagnóstico denomina intersexuales. Al fin de cuentas, es la coartada perfecta la de la integración y aceptación social desde la temprana infancia para someter a los cuerpos y sus potencias desde el bisturí del cirujano hasta las escuelas normalizadoras (no por nada la escuela se llama «normal» en nuestro país.) ¿Quién es, entonces, incapaz de afectarse con lo otro?
Por otra parte, si la industria médica es a la salud lo que la industria del sexo es al trabajo sexual, no solamente se hace palpable que estamos hasta el cuello sumergidas en el régimen farmacopornográfico, sino también que autogestión de la salud bien puede consistir asimismo en la manera de pararse y encarar los dispositivos médicos, como obstáculos en una pista, tal como se le ocurrió el otro día a una amiga en un encuentro. En vez de pensar, como lo hacen las feministas de la buena consciencia burguelumpen que no quiere incomodar, neo hippie de beca de universidad, okupa y alforja, que autogestión de la salud es curarse una colitis ulcerosa u otra EII (enfermedades intestinales inflamatorias) ingiriendo té de melisa y malva, como modo de conjurar, bajo los efectos aplastantes de esta nueva moral, que a ellas no les va a pasar porque son eugenésicamente responsables y cristianamente atentas a cómo comen y qué beben. Ay, la naturaleza, que reducto maravilloso ha creado la humanidad para esconder su microfascismo.
Mientras tanto las burguelumpen al ataque: ayer una de esas feministas osó decir sin ponerse colorada «por qué las mujeres pobres tienen que tener sexo con los discapacitados». Error, el trabajo sexual no lo ejercen solo las mujeres; no toda trabajadora sexual es pobre; no toda pobre es trabajadora sexual; no toda opresión puede ser medida en términos de pobreza, es decir económicos; todo trabajo es per se sexual; todo cuerpo está sexualizado y generizado y no todo trabajo sexual no se elige; y la enfermera que cuidaba a tu abuelito también le hacía la pajita pero en tu casa no se hablaba, pero claro, quién tiene sexo con las Amanda Baggs de este planeta, porque quièn tiene sexo con los bicicleteros estrellas anarcoqueer y los rockerines experimentales de turno de este planeta, eso sí lo sabemos. Por otra parte, ¿realmente cree que cogerse por dinero a un enano es algo tan malo? ¿Tan malo es ser enano ¿Cogerse por dinero a un enano es algo terrible, terrible, terrible, inenarrable de sufrimiento y fealdad? Su frase contenía tanta marginalización y estigmatización de un discapacitado como la homofobia. Pero claro, con lesbianas no nos metamos, porque lesbianas y maricas tenemos. Está bien, esta vez, ser discafóbica, en tanto seamos correctas lesbo-queers abolicionistas. ¿Realmente alguien cree que trabajar en un banco, cocer alforjas, ser maestra o secretaria o médica forense, me da igual, es mejor y más placentero que cogerse a un discapacitado por dinero? ¿Realmente creen que coger por dinero es horrible? ¿Lo han probado? ¿Realmente creen que el sexo es ese lugar sagrado que el dinero no debe tocar? ¿Realmente creen que ya no lo ha tocado el dinero solo porque no se lo pusieron en la mano? ¿Realmente creen que es mejor entregarse a los flujos impostergables del deseo natural, lo que pinte y fluya, en vez de pactar, contrato ágrafo mediante, qué vamos hacer y cómo? ¿Realmente piensan que ese señor enano que está pagando es peor que sus novios y sus amigos con sus novias? ¿O cualquier lesbocelonovia que canta las canciones de cumbia queers? Probablemente se encuentre más gratificado y agradecido por buenos servicios y retribuya a ese gesto con gestos que cualquier novio cualunque cogiéndose mujeres. Meses más tarde, una encubridora de abusos sexuales perpetrados por una lesbofeminista sobre lesbofeministas alabará las ventajas del posporno por su capacidad de hacer pornografía sin que haya trabajadoras sexuales oprimidas de por medio, o algo así.
Malos tiempos para Diógenes de Sínope. Les encanta aprender a no discriminar discriminando pero detestan la mordedura cínica que les hace sentir en la carne el daño que en pos de la deconstrucción y el aprendizaje no dubitan en acometer. No es la primera vez que me encuentro con actos de la discriminación más flagrante sin que nadie increpe o se sonroje. Estaba aquella que dijo «yo besé a una mujer y no fue lo mismo». Imagínense esa frase como «yo besé a un judío y no fue lo mismo», «yo bese a un toba y no fue lo mismo», «yo besé a un negro y no fue lo mismo», «yo besé a un canceroso y no fue lo mismo», «yo besé a un daltónico y no fue lo mismo», «yo besé a un indígena y no fue lo mismo». O aquella rubia becaria del conicet graduada de sociales que descubrió que ella también era oprimida en un aeropuerto, cual revelación mística en el momento de ascender al avión, cual si fuera migrante ilegal siendo extraditada, al ver el cuantioso número de valijas que cargaban los ricos en el mismo avión que se iba a tomar ella. O como aquel bioasignado varón que hoy se hace llamar en femenino indignado con el personaje de la película brasilera Madame Satta, porque Satta era homosexual, claramente puto, amante de varones y pijas y no de todas las expresiones de género, poco queer para su gusto burguelumpen de subjetividad socio-queer de okupa cedida por vecinos de zona norte que no quieren que le revienten la casa abandonada un grupo de peruanos. ¿Aceptaríamos estos improperios, estas burlas a la inteligencia, este mediocre fascismo si fuera dicho por la verdulera y no en una okupa de chiquis de sociales y teatro de títeres callejero neoqueer?
Las feministas continúan pensando que son mejores que las trabajadoras sexuales y los discas, porque ellas ni trabajan de putas, ni cogen con discas, ni están (¿son?) enfermas, ni pagan sexo de putas. ¿Y si les preguntamos a las pobres? ¿Qué preferís: coger con el enano por dinero o fregar el baño cagado por los hijos blancos de la feminista? Aunque la paga fuera la misma, que no lo es, me parece que no hay que pensarse mucho la respuesta. ¿O es acaso más digno fregar mugre que chupar pija? ¿Sus amigas heteros y heteroflexibles son mejores? ¿La verga no es la misma, y el poder acaso no circula en una sociedad heterosexual? Como con la persona con autismo, lo que incomoda profundamente es la no adecuación a nuestra civilización que nos enseña que el sexo es puro y sacrosanto y por ende, como el cuerpo, uno de los sacramentos a no profanar, no podemos venderlo sexualmente —como si no lo hiciéramos todo el tiempo, como si no fuera hecho ya sin nuestro consentimiento—. O me pregunto si se han dado cuenta que las putas y muchas de las personas así llamadas con diversidad funcional cuentan con la potencia de destruir familias, el romanticismo en el sexo, la monogamia, entre otras revueltas, cosas que las burguelumpen feministas usualmente no consiguen, reterritorializándolo todo con cada palabra y acto, juntitas, juntitas las novias en el acto.
Estaba aquella trabajadora sexual que una vez dijo: «las putas tenemos dos enemigos: la yuta y las feministas». A mí me gustan las cosas claras con los varones, y me hubiera gustado aprendérmelo antes de que fuera tan tarde. También me gusta, como una suerte de Roberto Arlt queer en sus aguas fuertes, no entregarle al mundo que se cree de la disidencia sexual una imagen reconciliada de sí mismo. Y al enano, ella, la anarcoqueer-feminista, tampoco se lo está cogiendo, porque de cogernos a un chabón, que se parezca al Pocho Lavezzi, como aquella catedrática queer doctorta que siendo ella lesbiana pensará que disruptivo es poner en fachabuk fotos de bultos de jugadores de fútbol del mundial y la famosa foto de Lavezzi en cueros (además de decir «estar indispuesta» cuando menstrúa) y decir que el mundial la calienta.
Paren el queer, que me quiero bajar, de esta ética lesbiana.
Para bancar los trapos de la soledad hay que tener con qué. Ellas están juntas porque solas son menos que una. Algunas de nosotras, solas somos múltiples. Infinita no es nadie. Las potencias son siempre limitadas, solo que, pese a lo que tanta persona ociosa cree, no están prescriptas por la matriz de inteligibilidad o el cuadro de referencia e inscripción que juzga la materialidad del cuerpo. Ser lo que se puede: possest. Si solo podés imbecilidad eso serás. Arte, arte, arte...



miércoles, 21 de septiembre de 2016

grupos de estudio octubre/noviembre

NUEVOS GRUPOS DE ESTUDIO
Para toda la gente que me pregunta cuándo comienzan los grupos de estudio acá va la info
recuerden etiquetar a Leonor Silvestri que está bloqueada y difundir el material
gracias
cualquier cosa me envían un wasap o un inbox
las promos, las becas (que ya están todas ocupadas, creo que queda una para filmar), los descuentos están en la información en el evento.
hay vacantes
el resto por privado
https://www.facebook.com/events/292558387790915/
Magia Capitalismo y Brujería Antisistema
comienza viernes 21 ó sábado 22 ó lunes 24 ( elegís uno de los 3 horarios: Lunes 14hs ó Viernes 1930hs ó Sábados 1230hs)
El futuro llegó hace rato:Black Mirror,conspiranoia y tecnología
comienza sábado 22 ó martes 25 (elegite un horario : Martes 20hs ó Sábados 1430hs)
Hetairas, filósofas, amazonas, tribades y otras disidentas pre-feministas en el mundo antiguo
comienza viernes 21 ó sábado 22 (elegí un horario: Viernes 18hs ó Sábados 1030hs)




en los siguientes eventos encuentran toda la info y los programas (les agradezco circulen, difundan y den like)

Grupo de Magia capitalista y brujería antisistema: Lunes 14hs ó Viernes 1930hs ó Sábados 1230hs


https://www.facebook.com/events/862930857176255/ 
Grupo de Black mirror, conspiranoia y tecnología: Martes 20hs ó Sábados 1430hs

grupo de Proto-feminismos en la antigûedad clásica : Viernes 18hs ó Sábados 1030hs


SI NO USAS FACEBOOK, acá también están, también agradezco difusión




Horarios (elegir uno, aranceles por privado, necesitamos mínimo 5 personas por grupo)


Promociones
Si abonás primera clase hay descuento
Promo pagan 2 vienen 3
Si tomás dos de mis talleres, el segundo tiene descuento del 30%, y el tercero del 50%.
ANOTARSE ES UN COMPROMISO DE ASISTIR A CLASE, si te anotás y no venís yo cobro igual. No te anotes y después no vengas, porque tenés que pagarlo igual.
Se puede abonar por clase (difiere el arancel)
Las promociones no son acumulables

Becas (implica la difusión en redes sociales e invitar amigxs al evento, sin redes sociales no solicitar beca)
1. Para quien grabe, transcriba y diseñe zines.
2. Para quien filme y suba online
(Las becas requieren conocimientos sobre lo que se va a hacer -no es una beca para que pruebes a ver si podés-; y un compromiso con lo que haces (de clase a clase hay que tener preparado el material, sin excusas -excepto casos de fuerza mayor-)


Informes: winona.free@gmail.com
Fb: Leonor Silvestri/Haciendo amigxs con Leonor Silvestri (Fanpage)
wasap 1562691508


siempre me interesa saber de vos!

escribime

y muchísimas gracias por difundir!!!!


PS: Si compraste un Games of crohn por venta anticipada y aun no retiraste, retiralo por la próxima presentación del 15 de octubre-. Ya vendimos casi todos, y cuando se terminen no habrá más. No cuelgues, retirá el tuyo antes de que sea tarde.


Soy lo que hago con lo que hicieron de mi
Fb: Haciendo amigxs con Leonor Silvestri
















Games of crohn en Madrid

Leonor Silvestri // Games Of Crohn
Presentación Libro + Documental + Charla+ proyecciones de los cortos Lo que puede el cuerpo dirigido por Candelaria Gutiérrez y El pan de cada día dirigido por Sole Rubin
Viernes 30 de Septiembre de 18:00 a 21:00h
Games of Crohn: diario de una internación

25 Euros con libro reservando por adelantado.
10 Euros sin libro y libros suelto 
17 Euros el día de la presentación

Leonor, es una feminista independiente que se mueve por el mundo de forma autónoma, es decir, carece de patrocinadores que velen por su economía, así pues, apoyamos que nuestra compa y aliada pueda vivir de su obra dentro del entorno feminista al que tanto aporta y tanto le debe.

Libro: Games of Crohn

Crohn designa el diagnóstico de una inusual condición autoninmune discapacitante que puede afectar el tracto intestinal, de la boca al recto. Este ensayo auto-biográfico narra las distintas estadías de la autora en el hospital durante alrededor de 100 días. Es, a su vez, un lúcido relato sobre la diversidad funcional que aúna criticamente ciertas obsesiones de la modernidad, el poder médico y biopolítico encarnado hasta en las nuevas morales de la buena conciencia como el veganismo y el feminismo. Reflexiones que Silvestri agencia a partir de pensar la enfermedad como acontecimiento junto a sus desarrollos sobre Spinoza, la teoría queer y las filosofías de la antigüedad grecolatina para construir un sistema inmunológico que combata las pasiones tristes, sus aparatos de captura y sus formas de contagio. Un intento por afirmar la existencia singular y dotarla de una forma que fugue de la obediencia a la salud.

Leonor Silvestri, poeta y traductora especializada en poesía clásica, profesora de filosofía, deportista de combate y discapacitada legal, Su recorrido vital y político puede leerse como una búsqueda de la consistencia consigo misma. En este trayecto ha construido una obra que incluye performances, manifiestos, fanzines, ensayos filosóficos, activismo, hondos desencuentros, programas de radio y videos, bandas de punk-rock, exhibicionismo y rumores: una obra en la que ella misma, como cuerpo, es la materia prima y el producto siempre in progress. Algunos de sus libros son la tetratología La guerra en curso (Nos es nada, Paris, 2016), Guerra Fría (Germinal Costa Rica 2014), El Don de Creer (Curcuma. 2010; Germinal, Costa Rica; Santa Muerte Cartonera México, 2009); el curso. mitología grecolatina (libro-objeto CD-rom. Voy a salir y si me hiere un rayo. 2006); y Nugae, Teoría de la traducción (Simurg. 2003); Irlandesas, 14 poetas contemporáneas (de Bajo la Luna 2011); y del ensayo Catulo, Poemas. Una introducción crítica (Santiago Arcos. 2005). Con Ludditas Sexxxuales publicaron en esta editorial Ética Amatoria del deseo libertario y las afectaciones libres y alegres (2012) y con Manada de Lobxs, Foucault para encapuchadas (2014). Junto a Mai Staunsager, filmó el documental homónimo, “Games of Crohn” y Trabajo Sexual en Primera persona, serie de videos que donde hablan las protagonistas del trabajo sexual elegido para Ammar CTA.

Documental: Games of Crohn

El 7 de febrero de 2014 me internaron y me diagnosticaron con lo que la ciencia llama una enfermedad auto-inmune discapaciantante

Mai Staunsager (Dinamarca) y Leonor Silvestri crearon Games of crohn, película documental sobre la vida de una persona que convive con Crohn en Argentina.

Conferencia: enfermedad, locura y muerte

Armas inmuno-filosóficas, feministas y queer para hacerle frente a las propias condiciones singulares del cuerpo armas contra un mundo que te repele. Un intento no academicista ni enciclopedista por afirmar la propia existencia singular y dotarla de una forma que no siga un código de obediencia a normas. Un antídoto contra la perpetua arrogancia del voluntariado de las pasiones tristes y sus aparatos de captura y sus formas de contagio.

Dirigido a cuerpas con diagnósticos, personas que trabajan con quienes tienen diagnóstico, personas que conviven con personas con diagnóstico, personas que se sienten incómodas ya sea diagnosticando ya sea con los diangósticos, personas que tienen claro que van a morir y que no fingen ser eternas o que conviven con gente que sabe que sabe que se va a morir.

No somos un charla de gurulogía, ni guías espirituales. Estudiamos filosofía a todo trapo fuera de los ámbitos académicos meritocráticos usuales y creemos en ella como manera de empoderarnos en la lucha cotidiana contra la subjetividad capitalista que construye víctimas infantilizadas o machirulos abusivos.

25Euros con libro reservando por adelantado.
15Euros sin libro y libros suelto 15Euros el día de la presentación

Solicitar reservas en: reservas@laneomudejar.com




MÁS SOBRE LEONOR SILVESTRI
Leonor Silvestri es cinturón negro WACKO, poeta y traductora especializada en poesía clásica, profesora de filosofía, deportista de combate y discapacitada legal. Su recorrido vital y político puede leerse como una búsqueda de la consistencia consigo misma.
En este trayecto ha construido una obra que incluye performances, manifiestos, fanzines, ensayos filosóficos, activismo, hondos desencuentros, programas de radio y videos, bandas de punk-rock, exhibicionismo y rumores: una obra en la que ella misma, como cuerpo, es la materia prima y el producto siempre in progress. Algunos de sus libros son la tetratología La guerra en curso (Nos es nada, Paris, 2016), Guerra Fría (Germinal Costa Rica 2014), El Don de Creer (Curcuma. 2010; Germinal, Costa Rica; Santa Muerte Cartonera México, 2009); el curso. mitología grecolatina (libro-objeto CD-rom. Voy a salir y si me hiere un rayo. 2006); y Nugae, Teoría de la traducción (Simurg. 2003); Irlandesas, 14 poetas contemporáneas (de Bajo la Luna 2011); y del ensayo Catulo, Poemas. Una introducción crítica (Santiago Arcos. 2005). Con Ludditas Sexxxuales publicaron en esta editorial Ética Amatoria del deseo libertario y las afectaciones libres y alegres (2012) y con Manada de Lobxs, Foucault para encapuchadas (2014).
Junto a Mai Staunsager, filmó el documental homónimo, “Games of Crohn” y Trabajo Sexual en Primera persona, serie de videos que donde hablan las protagonistas del trabajo sexual elegido para Ammar CTA entre otras producciones visuales tales como Quiero Flashear ser progre.

El aborto legal como Caballo de Troya, psico-poder, diseño emocional y anticipar la jugada

Psico-poder, diseño emocional y anticipar la 

jugada


Apolo no es un dios griego, es un dios asiático. No es el único: Dionisio también es asiático y los cultos asiáticos en la antigüedad clásica son extáticos (de éxtasis, flagelante religioso) como también son disolutivos de los géneros. Por ejemplo, las sacerdotisas de Apolo son mujeres, algo que no era muy del gusto griego. En Asia había más diversidad de géneros de lo que aparenta a primera vista, mucha bisexualidad, que no significaba como hoy coger con uno u otro sexo, sino con poder ser todos los sexos al mismo tiempo. Los dioses asiáticos eran antropomórficamente más raros que los dioses del Olimpo. Cali, la diosa de la guerra y de la muerte, tiene un montón de brazos. Cibeles, -también asiática, que llega a Grecia-, tiene una cohorte de sacerdotes que para formar parte de ella había que cortarse la verga, no los huevos, una emasculación. ¿Quién era un sacerdote de la corte de Cibeles? Una persona que de algún modo cambia de sexo. Ártemis, hermana gemela de Apolo, una mujer virgen que vive en los bosques que mata hombres y tiene una cohorte de ninfas... Estos cultos asiáticos van llegando a Grecia por el intercambio comercial, las guerras- Los Helenos se sienten amenazados, entonces los organizan estatalmente incorporándolos al Olimpo con algún tipo de mito extraño: por ejemplo, Ártemis y Apolo son hijos de Leto que tuvo sexo con Zeus y yo supongo que eso no está en la mitología asiática. Así logran incorporarlos al Sistema Olímpico que de ninguna manera es el grueso de las divinidades que funcionaba en esa región que siguió conservando en las zonas rurales los cultos domésticos que tiene que ver con el Animismo, es decir, que las cosas tienen un espíritu.
Dentro de la religión oficial Apolo es una divinidad muy maldita: es un arquero que hiere a la distancia, nunca de frente, a la vez que es una de las divinidades de la medicina y el envenenamiento (que en griego es la misma palabra, pharmacon). Apolo tiene un grupo de sacerdotisas que para el Siglo V a.C está incorporado dentro del culto oficial. Como esto era algo muy zafado para los griegos, le ponen con una escuela de sacerdotes hombres delante para controlar a la Pitia, encargada de dar el Oráculo (la voz de Apolo). La Pitia vaticina el futuro, ya que Apolo es un Mantis, un adivino. Eso quiere decir Mantis que viene del verbo griego manteumai que es adivinar. Estas sacerdotisas tienen el don de vaticinar lo que va a venir.
La Ilíada es un relato muy interesante para leer: hay mucha información sobre el mundo antiguo y sobre todo el mundo. Quienes escribimos hoy lo hacemos sobre las migajas del banquete que dejó Homero, la literatura entera está ahí. Es un relato pre-helénico, no la fijación del texto por cantos pero si como Epopeya. La simpatía del narrador es por los troyanos, no por los helenos que son todos una calamidad: se roban las esclavas y las violan, violan a las mujeres troyanas. Ulises mata al emperador usando al hijo de este como bat de beísbol, una asquerosidad (eso no está en el texto, sino que conservamos restos arquelógicos de pinturas que así lo expresan). En cambio los troyanos en términos griegos cuentan con sophrosyne: son más medidos, mesurados, no se encarnizan con sus enemigos, no son violines, son mejor gente.
En ese contexto hay una chica muy joven, botín de guerra del rey de reyes griego, Agamenón, llamada Casandra, una de las sacerdotisas de Apolo que, como todo los dioses griegos, es un asqueroso que busca tener sexo con todas las mortales. Como Casandra no quiere tener sexo con Apolo, éste la maldice para que siempre adivine el futuro y nadie le crea. ¿Qué vaticina Casandra y nadie le cree? La caída de Troya. Los troyanos en vez de creerle y abandonar Troya o deshacerse de Helena, se convencen de que podían ganar una guerra que no se podía ganar. Los griegos que estaban todos separados, se unen y van a atacar Troya que es una sola ciudad. Les lleva 9 años conquistarla, por eso los troyanos se confiaban en que pueden ganar y no le creían a Casandra.
Después de esta introducción mitológica, el momento conspiranoico. Vengo agitando pánico hace un rato, como todos los pánicos este no se va a comprobar pronto, se va comprobar cuando todo el mundo se haya olvidado de que esto era susceptible de ocurrir. Han habla del psicopoder, yo no estoy muy de acuerdo porque hay una multiplicidad de maneras de operar del poder. Tenemos un poder disciplinar, tenemos un poder sociedad de control, tenemos un poder sociedad farmacopornográfica y tenemos un poder me gusta/amable seductor. Son todos poderes productivos: por poder productivo entendemos que produce un efecto más que reprimir. Produce efectos materiales, siendo la subjetividad una materialidad más. La tesis de Han da una impresión teleológica, como si las nuevas formas de poder reemplazaran a las anteriores. Yo creo, como cree Foucault, que esto funciona como una malla que en donde si no opera uno, opera el otro, funcionando en conjunto. Quizás en un pueblo de provincia no está funcionando el psicopoder como lo entendemos acá en Buenos Aires, pero el hospital del pueblo sigue teniendo un panóptico. El salario como mecanismo de control en todo lo que es provincia funciona más que en capital, ya que el porcentaje de trabajadores del Estado es del 40% mínimo. Eso es un gran método del control: no podés ir contra el estado trabajando para él.
La cuestión es así: todas cantamos “Aborto legal en el hospital” a pesar de que todas sabemos que el hospital es uno de los espacios de encierro de la sociedad disciplinar. ¿Quién te realiza un aborto en el hospital? El obstetra. Dos datos de la obstetricia. El primero es un dato contextual, localizado en este país. Argentina es el país del mundo con mayor índice de violencia obstétrica, es decir, hay un porcentaje altísimo de cesáreas innecesarias en comparación con el promedio mundial de aproximadamente el 7%. Estamos mal. María del Carmen Brion, una feminista de los 80´, escribe un libro “El parto de la hembra humana” donde denuncia judicialmente a la corporación médica (especialmente a los obstetras) como proxenetas ya que viven del cuerpo de las mujeres, y obliga a la Academia de medicina de la Argentina a aceptar y reconocer que el índice de cesáreas innecesarias es muy alto. Segundo dato: Obstetricia tiene la misma raíz que otra palabra que es obstruir, es ob+sto, que significa “estar parado delante”. Obstruir es impedir que alguien haga algo, eso es un obstetra. Es algo aberrante. Las personas que se van a encargar de los abortos legales ya etimológicamente son un horror. Genealógicamente también: la obstetricia nació como disciplina experimentando sobre mujeres africanas esclavizadas. Buena parte de estos experimentos trataban de ver cuánto se podía aguantar sin anestesia (estas mujeres eran físicamente muy resilientes) lo que determinó que las intervenciones obstetro-ginecológicas actuales llevan menos anestesia de las que podrían llevar gracias a que esas muchachas se la re bancaban, pero ellas se la re bancaban porque habían pasado todo una serie de acontecimientos como ser esclavizadas, violadas, que efectivamente te hacen más resistente en comparación con nosotras (lo que no te mata te fortalece, eso es la resiliencia del calvario padecido por estas mujeres). Entonces hay procedimientos como el tratamiento del HPV que duelen un montón ya que consiste en quemar verrugas con ácido en el cuello del útero sin anestesia. No pasa nada con el HPV, es un virus que tiene el 70% de la población argentina y como es un virus no se cura. Lo que quiero decir es que perfectamente me podrían haber anestesiado, como hace el odontólogo, pero no: te queman con ácido la verruga mientras estás abierta de piernas con el espéculo en la concha. Una cantidad de violencias que con el socorrismo hoy no ocurren ya que las socorristas no tienen un comité de ética como en los hospitales. Entonces no te van a preguntar ¿qué número de aborto estás? ¿Por qué te embarazaste? En ciertos hospitales del conourbano no permitieron que una mujer demente e idiota violada abortara porque durante la violación estaba borracha. Si estás borracha no es violación. El juzgado determinó que era violación por lo tanto era un caso donde estaba permitido el aborto, pero el comité de ética del hospital se cagó en la instancia judicial y dijo que no. Por eso leímos de Tiqqun “el gran juego de la guerra civil” para que nos quede claro que creer en las leyes es realmente una pelotudez: acá no hay leyes. “Aborto legal en el hospital” supone todas estas violencias de los cobanis de bata blanca.
¿Y qué va a pasar con las redes actuales cuando el aborto sea legal? Todos los abortos que se hagan fuera de esa legalidad van a ser ilegales y judicializables. Se condenaría lo que la ley denomina como “facilitar el aborto” pero no es tan grave ya que es un delito excarcelable y no pasa mucho más, es decir que lo máximo que te pueden dar una probation y hacés trabajo comunitario. A su vez, en la actualidad esas redes asisten interrupciones de segundo trimestre. Eso va a desaparecer.
No va a funcionar así el tema de la legalidad/ilegalidad. ¿Cuál es la droga que se usa para abortar? Misoprostol ¿Cómo se llama la marca? Oxaprost ¿De qué laboratorio? Del tipo que se sienta con los ministros a decidir cuáles van a ser las políticas del país, régimen farmacopornográfico. Las feministas históricas descubrieron que el Misoprostol servía para abortar de la misma manera que las brujas descubrían las cosas en la Edad Media: por ensayo y error. Básicamente, se supone que en Brasil, agarraron todos los prospectos de las drogas legales que se vendían buscando cuales estaban contraindicados para embarazadas y empezaron a probar las cantidades y en algún momento dio un aborto. Este descubrimiento lo podemos encuadrar dentro de lo que Preciado llama “el régimen farmacopronográfico” para mostrar cómo este régimen puede ser reapropiado, resemantizado. El mismo laboratorio que produce un protector gástrico está produciendo un método abortivo. El tema es fijarse que agenciamientos posibles podemos encontrar. El mismo estrógeno que nos vuelve a todas fofas, débiles, deprimidas y dóciles es el mismo estrógeno que se toma la travesti o la trans. Se produce este medicamento que es una mezcla de Diclofenaccon + Omeoprazol, un protector gástrico desinflamante y está contraindicada para embarazadas porque hace expulsar el saco gestacional. Los dos productos están en el mercado. La picardía del labortario es que los unió y los vende más caros (1600 12 pastillitas). La cuestión es que todo el Misoprostol que se usa no es Oxaprost. ¿De dónde se saca ese Misoprostol? Se consigue en otros países donde es de venta libre. Todas las personas que tengan Misoprostol en su casa pueden ser criminalizadas por narcotráfico, entonces no van a ir a pegarle a nadie por facilitar un aborto, cuya condena sería baja sino por narcotráfico, ejercicio ilegal de la medicina y poner en riesgo la vida de la gente, es decir, 20 años de prisión mínimo, junto a asociación ilícita cuando no algo peor. Lo que es fantástico es que esto va a operar por la vía del Bien, por eso la campaña por el derecho al aborto seguro legal y gratuito tiene tanto interés. La gestión pre Macri hizo un pacto con sus militantes: no se legalizó el aborto pero los insumos eran obtenibles y nadie era judicializadx. Ese fue el pacto que hizo y lo cumplió por intermedio del Ministerio de Salud.
¿Qué es lo que va a venir? Van a aprobar el aborto. Van a quedar bien con todo el mundo, menos con Bergoglio; todos los abortos van a tener que pasar por el Comité de ética del hospital, con médicos que quizás son católicos y buscan lavarte la cabeza, metiéndote miedo que el aborto es traumático o simples objetores de conciencia. No va a haber abortos de segundo trimestre. No va haber aborto de personas cuyos papeles no estén en regla. No va a haber abortos de mujeres que cuando gestaron hayan estado drogadas, borrachas, etc. No van a haber abortos para mujeres con prácticas sexuales disidentes, trabajadoras sexuales, promiscuas, etc. El tema es que esas personas van a seguir abortando con muchos más riesgos que ahora, gracias a la legalidad van a ser arrojadas a un lugar quizás aun peor, porque ahora se cuenta con consultorios friendly, hay ecógrafos friendly, médicxs friendly. Se va a tomar medidas contra las facilitadoras como chivos expiatorios. Van a entrar por una vía donde toda la gente del Bien, o sea todo el mundo, va a estar de acuerdo porque los médicos son buenos. Muchas académicas feministas expresan abiertamente que “cuando sea legal se acaban las violencias”. Esta expresión es propia de un agente imperial ya sea conciente o inconciente, que hoy por hoy los servicios operan sin conciencia de ser servicios.
Detrás de todo esto están los laboratorios que pierden dinero y control. No le van a tirar una causa en el corto plazo a una facilitadora, van a dejar que funcione en paralelo, van a crear la condición para que se pueda hacer y ahí va a llegar. Hoy no se podría hacer, hoy se moviliza mucha gente pero cuando hayan pasado 5 años de aborto legalizado va a ser distinto. Una de las críticas que le podemos hacer a Han, pese a lo que tiene de interesante, tiene que ver con el psicopoderno funciona solo sino que está alineado con los otros poderes y estos funcionan en conjunto. En este ejemplo de la problemática aborto hay muchos formas de poder operando.
Un punto interesante del poder me gusta es la infantilización sin olvidar que, como vemos en el libro de Philippe Ariès, la infancia es una creación de la modernidad. No es que no existían lxs niñxs sino que no funcionaban como infantes en el sentido de que tenían mucha más autonomía y se separaban de sus padres más tempranamente. Como era un gran costo mantenerlos era menester que los niños muy tempranamente aprendieran un oficio y se fueran. Una de las características claves de este poder seductor tiene que ver con la infantilización, que significa que todo está mediado, que vos no podes revolver, como le pasa a los niños. Cuando la gente del bien que se preocupa por la precariedad del tipo de vida de la villa es porque no conoce a lxs chicxs que viven ahí que desde muy temprano tienen que hacer muchas cosas solxs ( por ejemplo, viajar en colectivo) debido a que la madre está trabajando y el padre no existe, tal vez. Eso les independiza y les vuelve más autónomxs, sagaces. Hoy nos exaspera que una chica de 19 años viaje sola a las 10 de la noche. Como relata una compañera, en la FFyL se da toda una situación porque desde el 2009 empezó a caer un grupo de niños de la 1-11-14 que vendían cosas por la zona de caballito pero se divertían más estando ahí, y a todxs lxs chetxs de filo lxs tienen de hijxs, son los dueños del patio y son mucho más pillos. Pero en FFyL hay patovas y son sus enemigos. ¿Qué quiere decir que en filo hay patovas? No hay patovas en ninguna universidad, hay empresas de seguridad pero los de filo son luchadores de MMA.
¿Qué paso? Se empezó a denunciar situaciones de abuso en los baños. Quien fue a bailar a una disco alguna vez sabe que los patovas no nos cuidan. En vez de organizar un grupo de autodefensa de las chicas tipo pantera negras, se metió a los patovas por la idea del Bien, es la idea Han de explotar la libertad. Necesitan que nos presumamos libres eligiendo lo mejor para nosotras. Como estamos infantilizadas no podemos armar una jauría de perras, necesitamos un ucraniano que nos va a terminar pegando. Lo que Han está hablando es del diseño emocional del régimen neoliberal y ese diseño emocional tiene que ver con el reclamo de que alguien medie en este hecho terrible con el que se tiene que convivir y que esa persona que medie no sea un agenciamiento concreto que incremente mi propia potencia. Yo creo que si se logra armar un tendido ético suficientemente singular no hace falta que te reconozcas como en las células de afinidad anarcas que eran como hermanos de sangre, no hace falta tanto. Si la policía se está chupando a una, no hace falta que sea tu amiga para reaccionar. El bloque negro funcionó durante años e hicieron dar vuelta, Seattle, Génova, y no se conocían todos. Sabías que no iban a permitir el avance de la policía. Eso es lo que se llama la convivencia, el cómo vivir juntxs tiene que ver con eso.

 No es imposible de conseguir, pero hay que salir de la infantilización y esta competitividad. Hay que empoderarse posta, en el boxeo empoderarse significa aprender a recibir castigo es que te plantes, te la aguantes y vayas para adelante, es de lo más difícil de hacer. Ronda Rousey perdió su invicto de 11 pelas contra Holly Holms. Holms es una boxeadora de la hostia, probablemente una de las mejores boxeadoras de todos los tiempos ha defendido como 17 veces su título en tres categorías. Es maravillosa como como boxeadora pero no entiende nada de JiuJitsu. Le enseñaron a pegar un par de patadas y la metieron en el MMA para pelear contra Ronda. Ronda es una judoka olímpica y pensó que se la comía cruda pero no sabe recibir castigo. Un boxeador es una persona súper dura de tirar y no se asusta, como los thailandeses no los tiras más. Se desarrolla la pelea y Holy Holms hace lo que sabe hacer, boxear y moverse, y le empieza a llenar la cara de dedos y Ronda se empieza a poner nerviosa y queda grogy, un boxeador sabe pelar así, y cuando pudo Holy le pego tremenda patada y la nockeo. Hay que aprender a recibir castigo. Aprendan a recibir castigo. Generen anticuerpos y anticipen jugadas.  

martes, 20 de septiembre de 2016

Aborto cómo y cuando se me da la gana: Las trampas de la legalidad Entrevista a Andrea Perez, médica generalista territorial x Leo Silvestri

https://issuu.com/ludditassexxxuales/docs/entrevista-andrea-perez-aborto

Aborto cómo y cuando se me da la gana: Las trampas de la legalidad Entrevista a Andrea Perez, médica generalista territorial x Leo Silvestri diseñó del zine Emilia Molina pronto sale en Revista Furias




Aborto cómo y cuándo se me da la gana: las trampas de la legalidad. Entrevista a Andrea Pérez, médica generalista por Leonor Silvestri

Para Belén, Natividad Frías y todas aquellas denunciadas por la corporación médica a la policía

“Aborto legal en el hospital” suele ser el lema barco-insignia del posicionamiento hegemónico de aquel feminismo que ingenuamente nos hacen creer quienes afirman que las violencias se terminan donde empiezan las legalidades, como estamos acostumbradas a oir y acatar acriticamente quienes militamos en torno al aborto. El caso “Belén” junto con el nuevo caso de la joven de Pilar, todas las violencias acometidas contra pacientes mujeres usuarias de servicios médicos -especialmente en lo que tiene que ver con violencia obstétrica- y no solamente; los nuevos campos de concentración y exterminio de personas migrantes recientemente inaugurados en CABA; la mera mención de las causales entre las cuales se encuentra “gravisima malformación” sin especificar si se trata de gestaciones inviables; la mención a “feto” en vez de embrión; entre otros fenómenos deberían hacernos pensar más profundamente acerca de cuáles podrían ser a largo y corto plazo las implicancias de la legalización del aborto -tal cual el proyecto de ley consesuado se presenta y tal como se acepta sin cuestionar y objetar el poder médico- para todas aquellas cuerpas singulares que deseemos interrumpir procesos biológicos no deseados pero que no entramos dentro de los cánones de las buenas abortantes ni los buenos abortos en tanto y en cuanto la disciplina médica como orden hegemónico junto con el aparato psi, las fuerzas represivas y comités de ética hospitalarios forman parte de una genealogía de violencias institucionales en particular contra las mujeres y otras cuerpas con útero y sin él no Cis y de desarrollos eugenistas anti-diversidad funcional. Para eso, munidas de Foucault, fuimos a consultar a Andrea Pérez, médica generalista socorrista territorial que realiza su labor de acompañamiento en el barrio Esperanza de José León Suárez, ex barrio Corea (llamado así porque las balas silbaban como en la guerra) para continuar la saga de aborto no medicalizado, entre otros acompañamientos posibles, ya comenzada con la entrevista a Clara Soria y Juano Burgos (http://leocatlove.blogspot.com.ar/2016/04/guia-de-preguntas-sobre-experiencias-en.html).




Quiero comenzar con un hecho simple pero contundente con respecto a este reclamo extendido como panácea que viene a resolver todos los males en torno a la interrupción voluntaria del embarazo en el hospital. A tales efectos me gustaría que nos contaras un poco de tu trayectoria y dónde recibiste información sobre estos procesos.

Soy médica generalista, coordinadora del programa salud sexual de San Martín, perteneciente a la red de profesionales por el derecho a decidir y egresada de la UBA.
Sin embargo, yo hoy me presento como una médica devenida socorrista, y el devenir es siempre menor y minoritario, anti-institucional. Me gradué de médica en la UBA en 2009, no obstante, no fue en el ámbito universitario donde aprendí acerca del aborto. La UBA me habló de aborto solamente en medicina legal, me comentó los pormenores legales del asunto, y encima me lo trasmitió mal. Seguramente yo no supe encontrar los espacios extra-académicos donde esta información ya circulaba. Seguramente para quien supo buscar en los márgenes de la UBA la pudo encontrar. Pero yo fui a todos los espacios obligatorios y a muchos de los alternativos que la UBA me propuso, y me lo perdí. Nadie me lo exigió para darme el título. Tener un conocimiento feminista o acompañante sobre el aborto no parece ser necesario para graduarse de médica.

Hay buena parte de la población que está a favor del aborto y milita para que sea medicalizado, cree y afirma que es en el hospital y con el estamento médico donde mejor se resolverá esta cuestión. ¿Por qué todos los procesos biológicos están medicalizados? ¿Por qué se tienen hijos en el hospital? ¿Por qué abortar en el hospital?

Quizás el aborto no debería ser medicalizado, como otros muchos procesos biológicos. No por lo menos con la mirada biologicista y patologizadora de la medicina hoy. Como dice Foucault, en una época determinada y en una sociedad concreta, la enfermedad es todo aquello que se encuentra práctica o teóricamente medicalizado. La medicina enferma lo que toca.Antes de pedir que cualquier proceso deba realizarse en el hospital, necesitaríamos hablar de la violencia institucional, de la crudeza de la violencia obstétrica hoy, debemos sincerarnos y pensar quienes creen hoy que los hospitales son lugares donde puede propiciarse salud de alguna manera? Alguien que haya estado en ellxs?
Ahora, con esto no digo que lxs medicxs no deben saber de aborto, cómo se van a parar lxs medicxs graduados de la UBA cuando estén frente a un aborto en un hospital?
Las mujeres no vamos a tolerar mas que cada medicx haga lo que le dicte su ¨buena conciencia¨ desde el desconocimiento mas absoluto y una institución que no nos formó.
El acompañamiento de los procesos biológicos debe ser realizado por personas que tengan información valida y estén dispuestas a compartir la misma, además de otorgar plena autonomía de decisión, que hoy por hoy lamentablemente no es el caso de lxs medicxs. (Nota para las editoras acá puede ir la nota a Clara Soria y Juano burgos)

¿Cuándo caíste en la cuenta de que pese a tus méritos académico ignorabas todo lo concerniente a este tema?

Cuando empecé a trabajar en un barrio. En mi realidad de clase media laburante ex-católica, universitaria, no me fue fácil empaparme de muchas cuestiones hasta que no empecé a trabajar a Villa Corea, en José León Suárez. Ahí enseñaron mis compañeras que ya eran socorristas y las vecinas del barrio. Ellas sabían mucho más. Lo que el aborto significaba para las personas del barrio.

¿Por qué no hablás solo de mujeres?

No digo mujeres para que se entienda hablo de cualquier cuerpo con capacidad de gestar, que no son solo las mujeres cis, aunque el proyecto de ley no contemple la totalidad de los úteros. Hablo de todas las personas de este barrio obligadas a procrear, obligadas a tener sexo compulsivamente con quienes proveen el salario; negadas sistemáticamente a tener una autonomía sobre su propia fertilidad, negadas en su propia anticoncepción; posteriormente penalizadas por abortar, especialmente por los ̈profesionales de la salud ̈ mucho más que por los jueces.



Es decir, al hospital llegan mujeres que saben perfectamente cómo abortar sin ayuda de nadie, que tienen sus propias prácticas. ¿Pensás que se todo eso se va a ver obturado obturar con la legalización? Por ejemplo, estoy pensando en las trampas de la buena conciencia que en pos de “ayudar a las mujeres” y proveerles un marco legal vamos a terminar haciéndole el trabajo fino a la judicialización de migrantas de países limítrofes que con sus saberes atacan de algún modo el poder médico civilizatorio. Recordemos que están a punto de ponerse de moda los campos de exterminio y concentración para migrantes llamados “campos de detención” como los que ya hay en Europa.

Esta mirada médica institucional les niega a esas mujeres que vos nombrás su sabiduría ancestral. Primero, ya las han hecho dudar, las han asustado. Porque las personas graduadas como médicxs aprendemos de plantas medicinales solo en la materia de Toxicología! Tampoco sabemos nada al respecto y cuando no sabemos, lxs medicxs castigamos, atemorizamos con nuestra ignorancia. El sistema médico aleccionando a las brujas que el catolicismo no pudo quemar. Ahí descubrí que el sistema les había sustraído todo poder sobre sus cuerpos. Y decidir abortar era, y tal vez siga siempre siendo, para ese sistema médico hegemónico, y para todo el sistema en general una desobediencia muy grande a la subjetividad creada de lo es SER MUJER. ¿Cómo el poder médico cree que el ejercicio de la medicina legal es mejor que estas prácticas, que son comunitarias, que son ancestrales, que son identitarias, que son colectivas, que se cubren entre ellas, que saben cómo hacerlo? En última instancia lo debemos estar ahí para lo que haga falta, un examen físico, una escucha, un suero si el sangrado fue abundante. Por eso creo que es ciertamente peligroso que la UBA nos instruya al respecto como un mero problema legal sin ninguna herramienta para acompañar a nadie en este proceso.



A mi me gusta plantear el aborto como una desobediencia sexual grande de la subjetividad de mujer incluso como un método anticonceptivo de emergencia, como fue en otros períodos donde no se contaba con una anticoncepción tipo DIU o vía hormonas un momento en el cual las mujeres tenían mayor control sobre sus cuerpos, tal la tesis de Federici, porque ahí no se metían los hombres, ni se metían los médicos. Me gusta también plantear que el aborto no es un accidente. Forma parte de una práctica donde hay líquidos seminales, y estas prácticas a veces son prácticas heterosexuales y a veces no. Porque ya a esta altura de las identidades trans y la teoría queer ya no podemos hablar exclusivamente de heterosexualidad. Yo podría tener una relación sexual con una chica trans y quedarme embarazada y no estoy dentro de una relación heterosexual sino dentro de una relación lésbica. Entonces hay que complejizar un poco esa cuestión. En mi opinión hay que salirse del aborto como accidente. Sin embargo, casi sin preparación usualmente son los médicos y los profesionales graduados quienes creen que la legalidad, es decir, la punitivisación viene a resolver todo fenómeno social.

Debemos tener cuidado con pensar que la legalidad resuelve totalmente el problema. Lxs medicxs (mal)formados en el aborto como problema legal son lxs que van a formar parte de los comité de ̈ética ̈ en los hospitales, de los consultorios de la ̈mujer ̈ o lxs que van a atenderte en la guardia. No debería sorprendernos el cartelito que incita a denunciar sospechas de aborto en un centro de salud de Moron. Esxs somos lxs ̈profesionales ̈ que la UBA hoy gradua con honores. Lxs mismos que nos dicen que una mujer niegan el relato de violación de una mujer porque estaba borracha (caso real que tuvimos que acompañar). No nos olvidemos que las legalidades también abren negocios económicos enormes, se encuentra altamente estudiada la relación ley- mercado...que están aguardando su momento para emerger. Todo lo que aprendí en la UBA no me sirve para afrontar las situaciones de aborto de los barrios. Por eso hay que continuar empoderando y bancando a las socorristas. Los conocimientos autóctonos de ciertas mujeres que no los perdieron y que esos conocimientos son pre-civilización, cuando éramos brujas. Un aborto, la anticoncepción, un parto, era lo que sabía hacer cualquier mujer promedio de la edad media, y eso la Inquisición lo arrasó.

Entonces hay que tener más recelo a la hora de crear otra cacería de las nuevas brujas a través de esas legalidades mecánicas. De hecho, podemos hablar de las industrias montadas alrededor de las ilegalidades y las legalidades. Por ejemplo, hay toda una industria del rescate montada a su alrededor del trabajo sexual, ahora va a estar la industria de las que abortan. Las legalidades producen nuevas exclusiones e industrias que después permiten que personas graduadas cobren sueldazos para salvar a las “víctimas” que van a seguir cobrando una mierda. No empodera. Cuando Federici denuncia en Calibán y la bruja que la santa inquisición fue la encargada de producir la subjetividad que tenemos hasta el día de hoy de considerar que las mujeres valen menos" y además que el buchoneo puede venir de cualquier lado. ¿Qué rescatas del socorrismo?

Las socorristas nos enseñaron a las médicas como yo lo que la UBA no nos enseñó, crearon redes amplias de apoyo en muchos sentidos, no solo en el aborto, y permitieron que todas recuperemos un poco el control sobre nuestros cuerpos.


¿Qué suponés va a pasar con todas esas prácticas de interrupción del embarazo no realizadas por profesionales graduados como médicos?

Pienso que se corre el riesgo que dentro del marco de la legalidad tal cual está redactado el proyecto de ley continuaran ellas siendo ilegales, criminales, o como las médicas medievales tendrán su lugar de segunda al lado de la nueva figura del médico solo como ¨ayudantes¨, tal como nos enseña Federici en Caliban y la Bruja. O las mujeres que han podido conservar la sabiduría ancestral y saben abortar con ruda (no como nosotras, ellas saben de verdad, conocen las plantas, las cuidan, pide permiso para arrancar una hoja). Ya hoy son maltratadas por colegas muy amigas del Misoprostol. O las menores que no quieran acatar el mandato paterno/materno de abortar o NO abortar: quedaran ellas en manos de la ley, para que decida el juez o sus progenitores o tutores por sus propios cuerpos?


En ese contexto, cómo van a operar las causales dentro del marco del proyecto de ley presentado por la campaña

Entiendo que hablar de causales siempre es una trampa. Siempre es unas pocas decidiendo por todas. ¿Quiénes y cómo se imponen esos criterios? ¿Quien va a decidir por nosotras cuáles son las causas por las que debemos/podemos abortar? ¿Quién más que yo puede saber si quiero gestar y concebir un hijx con que características singulares? ¿Quien va a definir que significa malformación como causal, sin rozar el terreno de la eugenesia? Debemos poder pensar las formas de no obstaculizar, no vigilar, nunca castigar, ni dictaminar cómo, dónde, cuándo, quién, por qué?
Cada mujer definiendo sus propias causales.



SALIR DE LA MORAL, SALIR DE LA CAUSAL, SALIR DEL BIEN Y DEL MAL. Entonces, cuál es el rol que deberían asumir los médicos en este entuerto?

Personalmente creo que debemos estar ahí acompañando al socorrismo que ya existe, y no al revés, aportando nuestros saberes cuando algo se complejiza, se complica, falla, para la urgencia, para un peligro, aportando los recursos que hagan falta, la ecografía, la receta, la medicación, el diu, acompañando las decisiones de las personas. Tenemos que saber hacerlo sin ser jueces acerca de qué es lo sano y qué es lo enfermo. Cada disciplina tiene que saber cómo acompañar los procesos corriéndose de la moral propia, ya no individual, sino de la genealogía que dio a luz esa disciplina.
Invito a aprender en los márgenes, porque sé lo que hay en los hospitales y centros de salud, sé lo que hacen mis colegas en los hospitales del conurbano cuando sos inmigrante, o trans, o trabajadora sexual, o si tuviste muchos hijos, o si es tu segundo aborto… Hay que animarse a aprender de las otras que vienen decidiendo sobre sus cuerpos y bien sin ninguna necesidad del saber médico y su poder.


El hospital está lleno de fascistas y de psicópatas sublimados, ésa es la historia del hospital como es la historia de las cárceles. Parece que nos hemos olvidado de Foucault, o no lo hemos entendido bien. Como bien contabas en el caso real el hospital municipal ha rebotado a una mujer porque consideraron que no había sido violada porque estaba drogada. El comité de aborto no punible dictaminó eso, su aborto era ya legal, tal cual está ahora le ley y no obstante….. responden que no fue una violación porque ella estaba drogada. ¿Cómo hacés para capacitar a miles y miles de médicos no solo desinformados sino sin empatía?

Me encantaría saberlo. Me parece casi una utopía. Para empezar reestructurando la carrera de Medicina y toda su curricula, independizandola de las grandes farmacéuticas e incorporando saberes ancestrales. Reestructurando también en profundidad los espacios de formación posbásica (hoy residencias médicas), lugares de supuesto aprendizaje donde se reproduce el régimen militar, donde se enseña el desprecio por las personas, a base de precarización laboral, obediencia debida y burn out.
De todas maneras creo que la única transformación verdadera no surgirá nunca del sistema médico, sino de las poblaciones recuperando el control sobre sus cuerpos, arrebatándole ese poder que les sustrajo la hegemonía médica.

Vos tomás clases de filosofía y feminismo para dotar tu formación médica de otro corpus teórico. ¿Cómo utilizás esas herramientas en el debate y la coyuntura que les toca vivir hoy en la salita número 10?


La salita número 10 ha desafiado históricamente la autoridad municipal, en un sano ejercicio de siempre cuestionar lo impuesto. El vínculo entre muchxs de lxs trabajadorxs de la salita y la gente que llega al lugar para atenderse es muy próximo y de mutuo compromiso, eso siempre nos posiciona mas cercanos y afines a la gente del barrio que a la personas con cargos de poder. El estudio de la filosofía me ha permitido desprenderme de determinadas lógicas de control, tanto sobre las subjetividades ajenas como de las propias. Reconocerse como ¨soldado de adoctrinamiento¨ del sistema médico hegemónico capitalista te permite comenzar a transformar cada acto médico. Involucrarse, devenir, ir al fondo del pozo con la otra persona y buscar juntxs una vida mas vivible. Compartir esas experiencias con otrxs, mostrar que son más interesantes y gratificantes que ser reproductores del paradigma ¨médico¨, animarse a romper la estructura rígida que nos propone la facultad, el hospital, el protocolo…adquirir la flexibilidad de ser con el otro, de no imponer o ¨aconsejar¨. Correrse sin miedo del lugar de poder, y encontrar que es un lugar mas vivible. Perder el miedo a poder de otrxs.