martes, 22 de noviembre de 2016

Fiesta negra. Adios al feminismo. Teoría de la mala víctima


Puede la subalterna ser algo mas que cotillon?

Cada x cantidad de tiempo se confunde la lucha con la asimilacion acomodaticia de un cierto grupo oprimido por un régimen que se beneficia a una buena parte que ahora les honra y les quiere en sus fiestas como estandarte (obviamente sin mucho nombre ni apellido en el afichito, con el plural colectivo está bien y suficiente). Si esa situación de no nombrar a la poetilla o Vj de turno fuera a la inversa ardería Roma pero bueno, subalternas tenemos, con ellas siempre se puede hacer un poquitito más y ser presentadas -pese a ser personas, o casi- como un entretenimiento más de la velada.

Ya habia pasado en la famosa poesia de los 90 de la famosa esquina de acuña de figueroa y una donde un día descubrieron que había repositores de góndola de supermercado un poco morochos que les gustaba la cumbia y podían leer a roberto arlt y el avispero (hoy todas casadas con hijos y maridos que mantienen -esto lo digo de pura envidia-) se agitó. Algunas de esas bombachitas mojadas por primera vez veían a “un morocho” que no fuera el albañil o el que acomodaba el coche de papa en el estacionamiento. ¡Hasta podía hablar! Aunque, tristemente, solo dijera cosas misóginas no tanto por su extracción de clase, la cual tampoco era tan tan abajo, sino por su mal gusto y su pésima calidad de escritura.

Luego fue el momento de la cumbia villera y mas tarde de la wachiturreada. De Agapornis a las fotos de las queen del rap con el ex fiolo Pocho the Panther, al dia de la fecha ser una turra feminista es la que va. No importa cuanto dinero ingreses debido a tu sueldazo de funcionaria ong o gubernamental apelar (un poco, tampoco exagerar….) a tus orígenes barriales y al ser turra garpa muchísimo en el corso emocional que sirve para escalar puestos en las jerarquías antisistema de niñas y niños progres.

Hoy es el turno de las putas. Por nada a cambio, a no ser la asi llamada “Visibilización/sensibilización” tendrán que escolarizar, formar, brindar servicios educativos a toda una caterva de personas del bien porque queda muy cool tener prostitutas en las fiestas y hoy juntadas de movimiento social. Podrán creerse que es así como se tuerce la pulseada de la correlación de fuerzas, también podrán creerse que eso es ocupar espacios. ¿Quién sabe? Tal vez lo sea. Un poco lo celebro, debo confesar, porque antes las mismas que organizaban ese tipo de eventos chupaban verga gratis en los baños de esas mismas fiestas por nada a cambio, y las amigas putas que yo tengo gratis no hacen nada. Pero al mismo tiempo, si la concha y la boca no es sagrada, prodigar tantos cursos ad honorem en pos de la escolarización de analfabetos y analfabetas del género, la vida y la calle no será otra forma más en las que las trabajadoras sexuales son proxenetizadas está vez por la senda del bien.

Me pregunto cuándo dejaran los altos mandos de obnubilarse con una vida de clase media que se les negó, llena de academia y glamour poético, y pasarán a darse cuenta que si las quieren ahí es porque el capital erótico y el capital experiencial lo tienen ellas mismas. Basta de hacer favores, basta de encandilarse con chiquitas del bien que lo más obsceno que hicieron en su vida es decirle a un oficial de policía “lo que ud. hace es ilegal”. ¿Cuándo serán voces que enuncian y arman a su gusto su fiesta y no el cotillón de fiestas que en nada tienen que ver con el gusto popular o el gusto puteril de quienes en realidad las sostienen con su presencia.…? ¿Cuándo arrastarán a quienes las quieren ahí a sus propios espacios y lugares y no a la inversa?

Me pregunto que pasaría si las blancas hiciéramos una fiesta que se llame “Aguanten las negras” donde las afrodescendientes dieran un conversatorio sin nombres ni apellidos -gratis, obvio- denominado "hablan las negras" para deleite de toda las blancas allí presentes que jamás vieron una negra si no era fregando la cocina de su mamá profesional y que por supuesto, jamás saldrán con una, jamás caminarán detrás de una, jamás se callará, por ese cuentito, viste, cómo se llama el de la igualdad.


Disculpen si me ausento es que comer vidrio me cae mal, prefiero dedicarme a la bebida como Bukowski que le ha ido muy bien riéndose de tanta boludez. Piensen entonces por que a mi no. ¿Será que no tengo pene?
Y cuando las modas pasen, conversamos si su situación actual se vio modificada o si se encontraron otro grupo en situación de marginalización por el régimen que beneficia a quien hizo la fiesta, como ustedes pero más fresquito….



queridas
les guste o no
el devenir es minoritario
el resto son formas de estado
minoritario no quiere decir menos
minoritario quiere decir molecular y quiere decir contagioso y quiere decir anti-órdenes mayores
el resto es coca cola







No hay comentarios:

Publicar un comentario