domingo, 28 de agosto de 2016

America vive

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-72094-2006-08-27.html

Voy a recordar siempre el 2016 como el año donde un grupo de psicopatas auto llamadas lesboabolicionistas me persiguieron en redes sociales acusandome de pedofilia mediante perfiles falsos porque escribí junto a la famosa activista de la gordura que hoy edita compilaciones (que en realidad son todos artículos propios), y por invitación de ella -pese a que no salió ni a respaldarme ni a decir que el texto también había sido producido por ella, como la buena resentida cobarde vengativa que es, ante las infamias porque si de algo carece es de gestos nobles y de algo está rellena es de flujos de resentimiento y pasiones tristes-, en nuestra ex colectiva anarco queer Proyectil Fetal (la primera que tuvo sudakalandia, la primera que organizó el primer encuentro regional de mujeres anarquistas y otras expresiones de género anti hegemónicas) un texto a favor de la autonomía sexual de esta mujer, América Scarfó, que la buena conciencia actual considera cada día más una pobre víctima de la pedofilia de Severino, quien no me interesa en lo más mínimo como todo varón, incluso los que me cojo, sino ella América, cuyas cenizas están en una maceta de la querida ex FLA territorio de disputa permanente de facciones de anarcos e investigadores rentados del anarquismo.

Hace rato también que todxs sabemos que Bayer no escribe o no enteramente las contratapas de página 12. Tal vez si esta la haya escrito él, quien sabe. Y esto lo sé porque llegué a corregir una contra tapa de él escrita por una alumna, bien buchona ella, frente a mis abusadores. Una desgraciada que se dice anarquista y en realidad es una señora adinerada.

Tuve la suerte como tuvimos muchas anarquistas de mi edad, de conocer aunque sea a lo lejos a la gran América, una chica de su época, que creció a la vera de un proyecto de emancipación y empoderamiento de las mujeres libres, formada por sus hermanos, y miembro de una banda armada conformada por su amante y sus hermanos, que tras toda esa catástrofe cuido de los hijos que eran de la esposa de él, se encargó de que Teresina volviera a amar, esta vez por elección, y fundó con su nuevo compañero, -porque América siguió cojiendo y amando-, una editorial Americalee. Atesoro como mejor recuerdo de lo que la sororidad debe ser la foto de América de 17 años con uno de los hijos de Severino con su esposa legal Teresina (una mujer italiana analfabeta con quien fueron obligados a casarse) en brazos, en el medio, otro, del otro lado Teresina, juntas, con esos hijos, yendo a ver a Severino, por última vez, antes de ser fusilado. Gente, evidentemente superior y por encima de nuestras miserias a la hora del compartir y del aguantar los trapos sin egoismos y resentimientos.

Cuenta Bayer que ante la policía que le negaba la devolución de las cartas de amor escritas por Severino a América, la anciana le dice a los milicos: “señor, son cartas de amor que me escribieron a mí, me pertenecen a mí. No es un documento policial o que sirva como prueba de algún delito. Las cartas me pertenecen sólo a mí”.
Pienso en qué mujer abusada habría de pedir tantas décadas después las cartas de amor de su agresor tantos años después ya de anciana y antes de morir, y esto se los digo muy especialmente a las que subestiman todos los actos de cualquier mujer excepto que sean los propios, como por ejemplo el ardiente deseo de esta adolescente de 16 por un tipo, muy guapo y muy inteligente, de 26, y que ven en esta historia a una pobre pibita confundida y seducida por un depravado devorador de chiquitinas. ¿cuán colonialista insensata y burda castradora hay que ser para pensar en América como una mujer abusada frente a ella misma yendo de vieja, de nuevo, a enfrentar a los poderes?

Severino antes de ser apresado por sus asesinos y torturadores escribió esto que se lo dedico a todas las personas que hubiera preferido que me muriera y que pretenden hacer de mi vida brillante extrema y alegre hasta en sus tristezas una mierda sin lograrlo:
" ... no siento nada más que desprecio por esos que no sólo no quieren hacer nada sino que se complacen en criticar y maldecir a aquellos que hacen”.

América vía Bayer, recuperó sus cartas. Yo hoy vivo muy bien con una gata ciega sorda que se llama América, pero le digo Elliot, por Smith, -igual ella, sorda, no se entera- que me la encargó para cuidar un antiespecista que la recuperó de la calle donde se moría, a quien conocí producto de ese encarnizamiento virtual contra mi persona por no creer que América es fue una nenita abusada, joven muchacho que hoy filma mis videos de encuentros. Ya ven... quieren destruirme y yo solo produzco agenciamientos.

Y por el momento voy a seguir pensando lo que escribimos junto a la famosa activista gorda amiga de personas denunciadas ante la justicia no burguesa por actos oprobiosos y abusos reales no solo hacia mi. Y ya que ella no quiere hacerse cargo de nuestro pasado, me hago cargo yo porque sigo pensando que el grado de potencia de un cuerpo no se mide por su edad; sigo creyendo que todas las adolescentes deberían ser posibilitadas en las herramientas a las cuales accedió América para poder sobrellevar sus propios devenires sin controles del estado, que es muy distinto que hablar a favor de que los machos devoren nenas o estar a favor de la pedofilia, pero no lo van a entender, porque simplemente son burras e infames.

America vive, libre.

http://proyectilfetal.blogspot.com.ar/2009/07/scarfodi-giovanni-una-etica-amatoria.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario