viernes, 22 de julio de 2016

Presentación Games of crohn: Discas y putas una hermandad histórica


PROHIBIDO EL INGRESO Y FAVOR DE NO INVITAR personas que se opongan al trabajo sexual y cualquier otra autodeterminación y autopercepción sobre el propio cuerpo.


martes 9 de Agosto

Ammar CTA con la presentación estelar de

Georgina Orellano
Maria Riot 
Stella D'Vita

1830hs
.............


Acerca del libro


Crohn designa el diagnóstico de una inusual condición autoninmune discapacitante que puede afectar el tracto intestinal, de la boca al recto. Este ensayo auto-biográfico narra las distintas estadías de la autora en el hospital durante alrededor de 100 días. Es, a su vez, un lúcido relato sobre la diversidad funcional que aúna criticamente ciertas obsesiones de la modernidad, el poder médico y biopolítico encarnado hasta en las nuevas morales de la buena conciencia como el
veganismo y el feminismo. Reflexiones que Silvestri agencia a partir de pensar la enfermedad como acontecimiento junto a sus desarrollos sobre Spinoza, la teoría queer y las filosofías de la antigüedad grecolatina para construir un sistema inmunológico que combata las pasiones tristes, sus aparatos de captura y sus formas de contagio. Un intento por afirmar la existencia singular y dotarla de una forma que fugue de la obediencia a la salud.


Acerca de la autora


Leonor Silvestri, poeta y traductora especializada en poesía clásica, profesora de filosofía, deportista de combate y discapacitada legal, Su recorrido vital y político puede leerse como una búsqueda de la consistencia consigo misma. En este trayecto ha construido una obra que incluye performances, manifiestos, fanzines, ensayos filosóficos, activismo, hondos desencuentros, programas de radio y videos, bandas de
punk-rock, exhibicionismo y rumores: una obra en la que ella misma, como cuerpo, es la materia prima y el producto siempre in progress. Algunos de sus libros son la tetratología La guerra en curso (Nos es nada, Paris, 2016), Guerra Fría (Germinal Costa Rica 2014), El Don de Creer (Curcuma. 2010; Germinal, Costa Rica; Santa Muerte Cartonera México, 2009); el curso. mitología grecolatina (libro-objeto CD-rom. Voy a salir y si me hiere un rayo. 2006); y Nugae, Teoría de la traducción
(Simurg. 2003); Irlandesas, 14 poetas contemporáneas (de Bajo la Luna 2011); y del ensayo Catulo, Poemas. Una introducción crítica (Santiago Arcos. 2005). Con Ludditas Sexxxuales publicaron en esta editorial Ética Amatoria del deseo libertario y las afectaciones libres y alegres (2012) y con Manada de Lobxs, Foucault para encapuchadas (2014). Junto
a Mai Staunsager, filmó el documental homónimo, "Games of Crohn".

La casa se reserva el derecho de echar gente nefasta a sillazos



0. Catálisis

Gubba Gabba, one of us.
Canción en Freaks, de Todd Browning a partir de la cual Ramones creó el famosos Gabba Gabba Hey.

Para Gaby, mi primo y para Viole.


Perdí la cuenta de la cantidad de veces que alguien usa irracionalmente «discapacitada» para decir «limitada». En el paradigma capacitista de la normalidad hetero un límite está dado por la ausencia de algo, tal como Freud nos enseñó a todas; el otro, por la diversidad de la funcionalidad de un mecanismo. En el paradigma capacitista que la heterosexualidad heterocapitalista y biopolítica construyó, «discapacidad» supone no hacer algo, estar impedida, significa tener la sensorialidad o las potencias arrasadas, tal como una vez una licenciada en ciencias de la educación de la UBA especializada en discapacidad me dijo de un estudiante suyo ciego, sordo y mudo.
Es verdad. Reconozco que mi futuro se manifiesta más incierto que el de muchas de ustedes, que mi cuerpo no está íntegro, aunque parezca que el de ustedes sí y el mío también. Es verdad que dependo de la electricidad y de la jeringa. Que mañana no sé. También es cierto que conozco pocos cuerpos, por no decir ninguno, tan intensos en sus múltiples capacidades y potencias, y no es por negar las partes que me han ido cortando, los tejidos que he perdido, o la condición mutante que porto, del mismo modo que he visto pocas veces gente con mayor capacidad de afectación que esas personas diagnosticadas por un aparato biopolítico médico legal de autismo, o más intensidad de alegría, inclusive en un mundo que les usa de insulto e injuria, que la de esas cuerpas usualmente llamadas down. Cada una de esas personas que nos usa de insulto, predica y atribuye sus propios límites e incapacidades, y afirma y sostiene cada día con sus actos un régimen de opresión. No se puede aprender a no discriminar discriminando; del mismo modo es menester incomodar a quienes incomodan con su microfascismo, que tantas portamos dentro, caiga como caiga. Ante la violencia de la opresión, el pacifismo suplica pedagogía para aprender, como quien pide educación sexual, anticonceptivos y aborto legal, moralmente. Pero aquellas que las blancas vemos como negras nos enseñaron que a la violencia de la buena conciencia hay que responderle. También nos enseñaron que somos esclavas de un régimen del cual hay que fugar, y que «oscuro» y «negro» son palabras hermosas que no deberíamos utilizar para hablar de complejo, difícil o corrupto. Nos guste o no, no somos todas hermanas, ni siquiera aliadas.
Lamento mucho que algunas de ustedes piensen que, porque un médico no les dijo lo contrario, no portan cuerpos diversos en sus funcionalidades, sentires, desarrollos y potencias. Me da una pena infinita que piensen que la riqueza de la diversidad cultural y de la biodiversidad siempre a proteger no incluye la diversidad funcional. También lamento que sean tan poco capaces de usar el vocabulario al máximo de sus posibilidades, no de inclusión, sino de expansión. Lo lamento sinceramente por todas ustedes, las que callan, las que no oyen, las que se hacen las tontas, porque el reino de los devenires está obturado por su propia incapacidad y jamás podrán precipitarse en él. Lo que no lamentaré nunca es molestarles, ponerlas nerviosas, hacerlas sentir mal, retorcerlas, arruinarlas, y si algo espero de mis intestinos es que cada día produzca más pedos y mierda, para devolverles, como las personas así llamadas autistas, un poco de todo lo que ustedes producen legitimándose desde su reinado de creerse más, mejores, normales, perennes, invulnerables.
En lingüística y gramática se usa un procedimiento denominado «catálisis» mediante el cual, si mal no recuerdo, podemos reponer elementos sumergidos en la oración. Una buena manera de saber si usted está reterritorializando lisa y llanamente un facho es utilizar ese método. Por ejemplo, si usted en la siguiente oración «No poder hablar fluido inglés me hace sentir discapacitada» modifica el lexema «discapacitada» y lo reemplaza por «No poder hablar fluido inglés me hace sentir mujer» o «No poder hablar fluido inglés me hace sentir indígena» o «No poder hablar fluido inglés me hace sentir villero» o «No poder hablar fluido inglés me hace sentir negra» o «No poder hablar fluido inglés me hace sentir lesbiana» y se ofende, entonces es que el «discapacitada» está siendo usado de una manera ofensiva. Y no es que yo quiera defender la corrección política, sino que se develen las operaciones de un régimen de opresión que ustedes apoyan con sus actos lingüísticos, es decir, con su hacer cosas con palabras, tal vez con hacernos cosas, volvernos objetos reificados con el cual masturban su buena conciencia. Desearía vivir en un mundo donde se use el lenguaje al máximo de su capacidad de obrar para la libertad y no para que esa capacidad esté al servicio del sometimiento, del mismo modo que me gustaría no tener que contenerme y poder golpear cada vez que me insultan sin quedarme sin laburo o sin que piensen que el problema lo tengo yo.

Desafío para mi cuerpo, como me pide mi profe de kick boxing: pelea pensando, no te dejes arrebatar y no te vayas para adelante, no pierdas el equilibro y no abras la guardia, desbalanceándote.

No hay comentarios:

Publicar un comentario