sábado, 28 de mayo de 2016

FuertSa. Trabajo Sexual en Primera Persona

Sobran motivos para ser parte
Quiero colaborar en la creación de un mundo donde negarle derechos a las trabajadoras sexuales, o hablar mal del trabajo sexual, de sus clientes sea considerado la misma mamarracheada que hablar mal de una persona por su orientación sexual, su expresión de genero o su identidad autopercibida.
Sé que aun existe gente incluso en supuestos movimientos radicales de vanguardia sociales que serían capaz de criticar a gente por tales motivos, pero cada día más esas posturas esencialistas y heteronormativas son sancionadas por cualquiera que se cruce con ellas.
Quiero lo mismo para las putas, para el devenir putas, que la persecusión, la sanción, el estigma, el ninguneo, el acallamiento, el trolleo, los montajes, la exclusión, la discriminación -que ya ninguna de las que esta leyendo esto toleraría que se realizara contra una trans o un trans, por ejemplo- cesen o sean recibidos como lo que son: fascismo micro y macro.
Tal vez así, surjan críticas y observaciones, ideas y reflexiones, que nos hagan crecer a todas, juntas, en un plano donde tenemos que convivir con nuestras diferencias sin censurarnos, sin exterminar lo que no nos gusta o lo que no pudimos pensar.
Especialmente acompaño y formo parte de este movimiento porque estoy muy pero muy enamorada de las compañeras todas, de sus amigas, de las personas que las apoyan no con una firma, sino poniendo el cuerpo, la cara, las voces, el hombro; de su manera de hacer las cosas.
Somos las excluidas del feminismo correcto, las malas sujetas de la política de homogeneizadoras feministas que aplanan la diversidad y somos FEMINISTAS le pese a quien le pese. No deberíamos existir, lo sabemos, no estaba en los cálculos que prosperemos. Y acá estamos y venimos a tomar y reclamar lo que es NUESTRO.
Personalmente, si del otro lado están los aparatos represivos estatales, lxs alcahuetes, las fuerzas de seguridad, el sistema jurífico punitivista y los poderes biomédicospsi de control de las sexualidades y las formas de vida no codificables, Yo SIEMPRE estaré del otro lado, en la vereda contraria, de ser posible con algo para arrojarles en la cara. A veces las cosas son así de sencillas y complejas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario