miércoles, 20 de enero de 2016

Breve entrevista de Mariana Arellano pra The Clinic, Chile y el posporno

- ¿Cómo explicarías el posporno?
En nuestro libro Foucault para encapuchadas de  Manada de Lobxs le dedicamos un extenso análisis al respecto. El libro se puede descargar gratis de las redes sociales. El capítulo se titula "¿El posporno era esto?". En lo que a mi respecta y habiendo sido pionera en el género y haberlo importado desde Europa ha Sudakalandia, pese a la desaparición de mi persona en vida de la genealogía del posporno local lo tomo como una señal de dónde ya no hay nada más que gente capaz de hacer de sus fuerzas de resentimiento reactivas deseos represivos.
 
- ¿Por qué se habla de una "disidencia sexual" en vez de "diversidad?

Yo no hablo ni de una ni de la otra. Hablo de potencias. La sexualidad, su disidencia y su diversidad están muy sobrevaloradas, al margen de que en la actualidad son cuasi inexistentes en esta tonta lucha por encarnar los biopoderes heterosexuales. Personalmente yo me dedico a otra cosa en la actualidad, a saber, el trabajo sobre discapacidad.

- El posporno, ¿pretende excitar? 
Supongo que pretendió excitar la idea  de que la sexualidad y el deseo estaban histórica y materialmente construidos por una maquinaria. También  en la mayor parte de los casos pretendió excitar la posibles rentas como artistas y/o inteligibilidad social como artista, es decir el viejo y querido "vivir de lo que una hace".

- ¿Cómo entra a tu vida el posporno? ¿Cómo surge tu interés en este tema?
De mi descepción amorosa del resultado del movimiento antiglobalizacion  y su derrota conceptual en manos de del pacivismo de la no violencia en Dinamarca en el 2009. Necesitaba consuelo, acaba de terminar mi relación con eso y me fui a disipar a  en Barcelona donde tuve la oportunidad, casi de casualidad, de ser recibida como amanta de ocasion por importantisimas personalidades de ese ambiente que me introdujeron al género. Basicamente, al volver a Sudamérica continúe intentando hacer lo mismo que hacía allá.




- ¿Por qué crees que surge esta búsqueda por construir otras formas de representar la sexualidad?
No sabía que representaba la sexualidad, pensaba que la construida. Veràs no creo que haya algo como "la sexualidad" y su mímesis. Creo ese código produce una semiosis de género que construye una sexualidad deseable y deseante. Jamás indago un por qué. Me interesan más los cómos que los orígenes, los efectos más que sus causas.


- ¿Cuán importante crees que es la sexualidad en la vida de las personas?
No sabría ni cómo medir los niveles de importancia.
 
- Actualmente vives en Buenos Aires, ¿verdad? ¿Cómo ves el movimiento del posporno ahí? 
Suelo no verlo. afortunadamente. ¿Movimiento? Las líneas duras del ser son fijas no tienen movimiento. Pero de todas formas prefiero pensar en intensidades, y esta es baja.
 
- No sé si te enteraste de la performance posporno que hizo el grupo español PostOp junto a otras personas como Laura Milano, en la Universidad de Buenos Aires y que causó mucho revuelo en los medios y en la opinión pública. ¿Qué opinas de esta intervención? 
 Que sirvió para visibilizar sobre que se apoya la militancia promedio, cuál es la base sobre la que apoya su militancia, como declaró el militante afecto al decir "Me mearon la mesita donde milito todos los días". Creo que el verdadero protagonista de la performance que se termino en la instancia de viralización y replica que tuvo esa indignacion añinada por un poco de fluidos sobre un mueble era el muchacho que pronuncio la frase. Me resulto una performance superior en ese sentido, extra limitó la llegada y especialmente el telos de las artistas y la división artista, arte. Hacia rato que no se veía una muestra mas genial de un situacionismo post identitario. Chapeau para "el chico de la mesita del PO" que fue orinada.


- Por último, ¿cuántos años tienes?
Soy viejo, ya. 39.

No hay comentarios:

Publicar un comentario