miércoles, 23 de septiembre de 2015

Soluciones a la catástrofe del mundo de las sociabilidades envenenadas y las ausencias


Soluciones a la catástrofe del mundo de las sociabilidades envenenadas y las ausencias

Todo choreado de D&G

Borrarse, experimentar, hacer rizoma, tres acciones para liberar la vida del lenguaje del ser y de los juicios trascendentes morales.
Borrarse significa difuminar el universal o especie o género a la que pertenecemos (especialmente hombre, occidental, blanco), poner en movimiento el territorio, establecer líneas de fuga, salir fuera de los estratos de nuestra identidad como personas: devenir nómada, devenir múltiple, devenir jengibre.
¿Cómo pensar estrategias de una ética feminista desde estos puntos?
Nuestra supervivencia depende de los modos de vida psíquicos que conviene reinventar literalmente y de las solidaridades sociales. Prácticas de la existencia comunitaria y de la amistad como modo de vida. Promoción del arte de vivir.
La única actividad aceptable de los actos humanos es la producción de una subjetividad que auto enriquezca de manera continua la relación y los modos de afectación con el mundo; oponer otros modos de representación del mundo.
Cuestionamiento al sistema de representación político y de vida cotidiana actual, rechazo del trabajo en su forma actual.
Contaminar como virus y bacteria el cuerpo social en relación al consumo, la producción y el ocio.
Las revoluciones moleculares (la nación lesbiana está en todas partes, Wittig.) crean mutaciones en la subjetividad de los grupos sociales y los individuos.
Producir las condiciones de una vida colectiva y de una vida para el sí misme en el campo material y subjetivo es decir el incorpóreo.
Tiendo a ver el dispositivo como algo corporal y al aparato de captura como algo incorporal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario