lunes, 18 de agosto de 2014

Eres tu el príncipe azul que yo soñé. Un caso de acoso lésbico por parte de Mariel Rodriguez Correa. Games of Crohn. Diario de una externación


 Eres tu el príncipe azul que yo soñé. Un caso de acoso lésbico por parte de Mariel Rodriguez Correa. Games of Crohn. Diario de una externación

17/8/14


Todo reino que se precie tiene -además de una princesa de la buena conciencia y su coro de ángeles- un príncipe, siempre azul y valiente. Dado que este reino ha sido definido por un prestigioso abusador mediático como un “quilombo” donde tenemos 54 opciones en fachabuk para colocar nuestra identidad o expresión de género -excepto tortillera y maricón- el príncipe azulvaliente de este reino, todos los príncipes de este reino, pueden tener pene o vagina, da igual, porque ser príncipe azulvaliente más que una manera de interpretrar unas particularidades físicas es una manera de habitar el mundo, una forma de vida, definida por su relación hacia esos otros cuerpos que, como el mío, han nacido con vagina y que por ende ,han sido asignados biopolíticamente a la violencia de género llamada “mujer”. El prícipe se cree salvador, mesías, cuidador, boyscout, siempre listo. El príncipe jamás piensa que no todas somos princesas que queremos ser rescatadas, que no todas somos princesas carentes y necesitadas de todo el amor que él dice tiene para darnos, y en realidad quiere imponernos como alimento balanceado en granjas de gansos, que no todas somos princesas que queremos salir con él.

En particular este reino tiene un prícipe acosador, hostigador, pesado, molesto. Príncipe stalker que no se da nunca por vencido, porque como el abusador que es, nada es más importante que su yo embebido en narcisismo, nada es más fundamental que sus sentimientos. No importa cuantas veces se le diga No, no importa cuantas veces se le ignore, no importa cuantas veces se le diga Ya basta, no importa cuantas veces no se le diga nada ni se le hable, no importa cuantas veces se le intente alejar, el príncipe azulvaliente de la vagina butch insistirá porque somos todas estúpidas infradotadas que no nos dejamos amar, porque él tiene el verdadero amor, el amor verdadero, el amor de la claridad de príncipe azulvaliente, y nada es más importante en este mundo que SU amor, no importa que no sea correspondido, ya lo será, ya cambiaremos de opinión, él nos convencerá, o nos matará (de aburrimiento en este caso con su pesada insistencia o con su rifle de aire comprimido nos sacará un ojo según nos ha amenazado alguna vez) ¡Cómo no querer a alguien así que durante meses y meses intenta persuadirnos de que nada pero nada hay más fundamental que SUS sentimientos de príncipeazulvaliente esencialista microfascista hacia nosotras, porque él, la minibutch que no quiere nunca envejecer (este príncipe azul tiene la misogina manía de la fobia a la vejez) nos ama! Porque todo príncipe azulvaliente, con vagina o sin ella, es un microfascista. Porque hay que ser fascista para ser un príncipe rescata princesas con su amor de dictador implacable abusivo. El príncipe azulvaliente esta dotado de la fe de los mesíanicos fanáticos. El amor todo lo puede, ya lo decía San Pablo. Su amor puede mover montañas, abatir deseos, perseguir infieles. Pero sobre todo su amor es lo más importante porque donde esta SU AMOR ya no hay espacio para nada más, especialmente los deseos que una pueda tener, una no existe, existe solo él con tu fila de ex novias a las cuales ha maltratado y mancillado con su racismo cuando no quisieron salir más con él, y también estamos las que no gustamos nunca de él. A la mierda con los deseos que una pueda tener, a la mierda, ya. Eso no es importante, porque nada que no sea él es importante, él y su amor, su amor es lo más sagrado de este mundo y si una no lo ve, y si una le dice andate, y si una le dice ya fue, y si una le dice calmate, nada está bien porque su amor es fundamental. Su amor amor amor amor amor amor amor amor amor persigue, acusa, dicta, agrede, su amor de lesbiana controladora que sentencia policiacamente el deber ser lésbico y quiere enloquecernos con la miseria afectiva en la que él está sumido. Pero por amor todo es perdonable, por amor borrón y cuenta nueva, por amor que importan sus tendencias violentas, sus manipulaciones. Por amor vamos a perdonarle que quiera tatuarse unas esvásticas.

Ay el pobre príncipe valienteazul con vagina, día y noche velando su amor hacia nosotras, día y noche haciéndonos recapacitar con sus increpaciones que debemos estar agradecidas por él, como un diosito personal, nos ama, nos cuida, nos quiere proteger, nos desea, nos anhela, nos aguarda y guarda en cada post nuevo del espacio virtual. Pobrecito príncipe desengañado, como una especie de Fito Páez queer en eterna serenata tirana pidiendo, rogando, arrastrándose humanamente, implorando miserablemente para hacerse con el preciado botín de guerra, porque un príncipe, la virilidad hegemónica, con vagina o sin ella, lo prohibe, no puede perder, marine del amor, retroceder nunca rendirse jamás, el príncipe no tien oídos por eso no puede escuchar que además de su amor, existen otros deseos que no son coincidentes con su amor. El príncipe no tiene párpados, por eso no puede dormir por su amor y vive encandilado por su propia pasiónansia. El príncipe no tiene nada, ni espíritu, ni gracia, ni genio, por eso vive para amar su amor no amado. Príncipe vampiro devorado por su no darse por vencido en su gesta cruzada de si o si vas a quererme como no podeś hacerlo no ves que yo te amo como nadie que mi amor es el mejor que nadie puede quererte como yo. No importa si una no quiere ser princesa. No importa si una no quiere ser princesa ni tener príncipe. No importa si una no quiere ser princesa y hacer otra cosa: rascarse el ombligo, lavarse el pelo, mirar una serie, prepar panqueques-. No. lo único que importa es prestarle atención al príncipe egolatra infantil y engreído, detenido en el tiempo, metrosexual de las cremas, adorando su subjetividad teen siempre adolescente sin arrugas almidonado que no puede aceptar, como buen varón, con vagina o sin ella, un NO por respuesta. Lo único que importa es que él quiere amarnos.

….....................

No hay comentarios:

Publicar un comentario