jueves, 19 de junio de 2014

Centro zonal de la discapacidad. Games of Crohn. Diario de una externación


15/6/14

Games of Crohn
Diario de una externación
Centro Zonal de la discapacidad

Centro Zonal de la discapacidad

Los médicos saben muy poco acerca del cuerpo, y absolutamente nada acerca de la mente”
Virginia Woolf


Vuelvo al barrio. Al barrio que dice mi documento de identidad. Mi barrio ya no es ése, claro está. Así como alguna gente nunca abandona su identidad barrial y se aferra a esa quimera, pues bien, no es mi caso.
Esta vez la carta de mi médico tiene 3 sellos, dos dicen que es gastroenterólogo. Esta vez tengo todas las placas de todas las tomografías, algunas ecografías y demás enseres de 60 días de internación, también alguna información en filmina de la internación y operación anterior. Tengo CD interactivo con más información. Fotocopia de dos epicrisis completas. Fotocopia de una biopsia que dice que SI es Crohn lo que tengo. Tengo una cantidad de peso en esa mochilita que es para vérselas con las escaleras del subte que obvio me veo forzada a subir, porque la mecánica no anda. Tengo todo lo que me piden, no está mal para una persona que está pidiendo un certificado de discapacidad. ¿Será una prueba tipo las tareas interminables del cuento popular medieval Piel de Asno para demostrar que en realidad no merezco el subsidio porque puedo hacer todo eso? Tipo la Inquisición: si se ahoga no es bruja, si se salva es bruja y hay que quemarla ahora que ya está muerta.
¿Sabés que me dicen ahora otra empleada administrativa? Que nada de eso que la otra vez me pidieron y que era, la vez anterior, un maravilloso día de lluvia y frío (hoy hace solo frío), condición sin la cual no para que me aceptaran los papeles para que luego una junta médica me llame, después de que me dijeron que el CD no servía porque la junta médica no tiene computadora, después de volverme hacer ir no solo hasta el centro de gestión zonal desde Montserrat a Nuñez, sino al médico a pedirle por tercera vez una carta, a la clínica a pedirle (previo tocar contactos) que me impriman las imágenes, me dijeron que no hace falta, que todo lo presento el día que la junta médica me llame, que ahora con la epicrisis y la biopsia y la cartita alcanza, que me lo lleve de vuelta a casita. Pusieron la epicrisis, la cartita, y la biopsia en un folio, le prendieron dos ganchitos, me hicieron jurar que no lo abría, y me hicieron volver a casa con todo el mismo peso en la mochilita.
Junta médica: aun creo, como dice Woolf en El tiempo en cosas que el hombre se ha encargado de destruir a través de sus dispositivos institucionales. No vivir, no sentir, no llorar, ganar dinero, trabajar, la fábrica, el laboratorio. Esto a lo que le llamamos libertad es peor que la antigua esclavitud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario