sábado, 24 de mayo de 2014

Time after time. Diario de una internación. Games of Crohn


13/5/14


Games of Crohn: Diario de una internación

He dado tanto por sentado que no podría enumerarlo. Tener un culo, una boca. Comer, alimentarse, masticar. Un cuerpo.

No quiero correr más, tiempo. Tiempo este concierto. Tiempo pedí cuándo llegué acá con el intestino nuevamente fisurado y se desató el caos médico al no dejarme operar. Tiempo para que cicatrice sin cortes. Tiempo para pensar, estar tranquila. Tiempo para comer. Tiempo para beber agua. Tiempo para dormir. Tiempo para nutrirme. Tiempo para tener una amiga. Tiempo para estar a solas. Tiempo para dar una clase. Tiempo para afectarme y desafectarme. Tiempo para pasar conmigo. Tiempo para ir al parque. Tiempo para el sol y para la lluvia. Tiempo para lo obvio. Tiempo para no tener celular ni redes sociales. Tiempo para el silencio. Tiempo para no temer. Tiempo hasta aburrirme. Tiempo para disfrutar del alimento. Tiempo para cagar el alimento lentamente, sin prisa. Tiempo para leer en el baño. Tiempo para relajar el abdomen. Tiempo para estirar las piernas. Tiempo para estar echada panza arriba, como una gata. Tiempo para limpiar mi casa y preparar una comida. Tiempo para visitar amigas. Tiempo para la siesta. Tiempo para quedarme en la cama un rato más. Tiempo para no esperar a nadie. Tiempo para no aguardar lo que no llega a tiempo. Tiempo para no subirme al entusiasmo ajeno. Tiempo para meditar. Tiempo para escuchar. Tiempo para no hacer nada que es un estar haciendo. Tiempo para ir a dar una vuelta por el barrio. Tiempo para recordar olvidando. Tiempo para no atender el teléfono. Tiempo para no hablar. Tiempo para callar. Tiempo para no oír lo insensato de la comunicación humana y su egoísmo. Tiempo para la gata, lo que nos quede de tiempo, juntas. Tiempo para remendar, subsanar, sanar, regenerar. Tiempo para preferir no hacerlo. Tiempo para no engancharme. Tiempo para no encabronar. Tiempo para establecer máquinas célibes con lo que no me interesa y no me parece importante. Tiempo para no estar entre fantasmas. Tiempo para soltar y dejar ir. Tiempo para decir chau. Tiempo para no dar bola a quien quiere darme bola pero a mi no me conmueve. Tiempo para encontrar y construir lo fascinante entre quienes pueden aún agenciarse. Tiempo para dar y recibir masajes. Tiempo para vivir. Tiempo para dar y recibir caricias. Tiempo para querer. Tiempo para tomar mate de mañana. Tiempo para mirar por la ventana. Tiempo para no dejarme arrastrar por el gusto ajeno. Tiempo para escribir cartas a las amigas que están lejos y próximas. Tiempo para retirarse a tiempo de una contienda imaginaria en las cabezas reterritorializantes de este mundo tan poco sensual.


No hay comentarios:

Publicar un comentario