domingo, 25 de mayo de 2014

Devenir Spinoza. Games of Crohn. Diario de una internación



14/5/14



Devenir Spinoza


Hay un hecho. No sé si es feliz o infeliz. Es solo un hecho. Muy pocas personas me gustan, muchas menos me mantienen intrigada, muchas muchas menos me dan ganas de conocer e intercambiar, o me importan, poquísimas hay que desee entablar una afectación o una amistad, casi nadie me mantiene electrizada. Me resguardo de esa compulsión amical que le grita “sos lo más” a alguien que acaba de conocer solo por cómo se ve o por lo que piensa que le puede dar. La amistad se sostiene en gestos. Y no se sostiene mucho rato.

Hay otro hecho. Tengo mis dudas de si le conviene a mi cuerpo. Pero es un hecho. Porto una compulsión irrefrenable a dejar atrás, sin mirar, irme. Cada tanto tiempo me aburro y simplemente ya no conservo la capacidad de interesarme y me muevo como si nada hubiese habido ahí. Me siento una katana andante, corto y cauterizo al cortar. Si fuimos algo, realmente ya no tiene el menor sentido ni revisarlo. ¿Si no limpiamos el pasado como se puede organizar un nuevo presente?¿Si somos siempre las mismas cómo precipitarnos ante nuevos acontecimientos? Dejar entrar significa dejar partir. No arrastro muertos ni viejos enigmas, no hago de casa un cementerio. Detesto la amistad por repetición e inercia.

¿Por qué deberíamos interesarnos por todas las personas que se interesan en nosotras? No es saludable dejarse arrastrar en las afectaciones no propias. Puedo comprender el valor de muchas interesadas en lo que hacemos, puedo pensarlas incluso merecedoras de respeto; pero Crohn me está enseñando por las malas a mantenerme alejada, no en el aislamiento, sino en las potencias, en nada es alegre verse afectada por la afectación de la buena conciencia. Que te intereses en mí, por petulante que pueda sonar, no te hace merecedora de mi interés por vos (lamentablemente, a veces por débil, a veces por qué no sé a quién carajo escucho dentro mío, igual, les hablo, oh error, a esas artistontas con aires de posporno y de querer hacer algo en sus vidas vacías, a las fans que se afectan con personajes conceptuales los cuales emulan siempre con cierto desdén, envidia y recelo -que es lo que usualmente pasa cuando una se propone copia de un original-, o a personas con trastornos metales que se enamoran solas de su propio amor, como siempre pasa en el enamorarse, exaltándose y embrigándose con sus propios y asquerosos sentimientos yoicos).

Poco pero potente. Alguna vez me han dicho: tener muchos amigos es poco higiénico. Además no hay tanto tiempo. Además Buenos Aires es tan anodino y atrasa tanto. Además está siempre igual, siempre lo mismo, hace 10 años que veo las copias muertas de modelos que ya eran viejos en otras latitudes, las guerras de divismos, los vedettismos, las subjetividades tinellizantes y rialescas hasta en las muestras de arte, el arte envileciéndose a si mismo con sus artistas y estudiantes IUNA y sus ganas de mostrar mostrar mostrar, porno posnorpo porno, Buenos Aires es simplemente aburrido con su sadomasoquismo tan heterofriendlyflexible de muchacha de oficina de familia católica perversoide con novio y mujercita sumisa viviendo siempre de lo que un macho provee. ¿Estas son las sexualidades disidentes?

Déjenme reírme e irme al mundo de la literatura, donde están los libros de los cuales nunca debería haber partido. Nunca partí. Y al mismo tiempo dejar atrás también lo que no llegó pero ya suena con esa canción plañidera de comprensión al varón y ningún odio, no poder odiar, querer siempre tener una relación con un muchacho. Y las tortas de la buena conciencia del consenso. ¿Desde cuando estamos forzadas a vivir en un mundo feminista que necesita una asamblea para tener consenso para llenar de sangre menstrual el cáliz de la iglesia o prenderla fuego? Dejar atrás bajarse hacia el insondable mundo a descubrir de los misterios. Dejar atrás. Las chicas posmo novas amelie de cabello corto y desprolijo cool y lentes de las nuevas feminidades derrotadas risueñas que escriben en los suplementosgays sobre lesbianismo y solo quieren figurar después de cansarse de ostentar todos los privilegios habidos y por haber, por heteros, por lindas, por magras, por dulces, por buenas, por novias, por edípicas, por mujeres, por blancas, por universitarias. Van un ratito al mundo de la abyección de la mano de la teoría y vuelven cómodas a su casa familiar de dónde nunca fueron rechazadas, la feminidad ambigua pero claramente femenina de novio gay-friendly.

A veces es mejor verse afectada por ramalazos de sol entre las caras del bullicio que iniciar otro intento amical ya sea con fantasmas impotentes ya sea con buenas conciencias confusas. Andar a solas es mejor que andar a tientas. Inquietante incertidumbre de apreciar esa luz que deja ver lo conmovible, pero nada más, un instante, momento donde nos confundimos y parece que desearíamos otra cosa con quien no es recíproco, porque a nosotras no nos interesan esas formas de vida, o esos agenciamientos, por duro que pueda sonar. Otras personas tan inquietantes, otros cuerpos, aunque pase el tiempo y las distancias, una quisiera volver a encontrar como el primer día. Nada garantiza que los encuentros sean alegres. Recogimiento. Hacer que la experimentación sea íntima dentro del cuerpo y sus revelaciones espacio amado. Hacer sitio para que ingrese el acontecimiento, devenir Spinoza.

Es en los márgenes de lo ínfimo, en lo sutil de lo inefable, en las vidas efímeras e irrelevantes, en los momentos de hallazgo que se perderán como esporas, en los profundos padecimientos, en las sutiles inmanencias, en los márgenes donde la vida desborda, en la nada misma del no saber, y de no tener futuro, está la alegría.

Sin embargo, trato de sostener el intento de la amistad, y trato de mantenerme abierta a las sorpresas aunque este mundo esté tan repleto de heterosexuales y de madres, o de sus subjetividades.

Entré mi cuerpo espartano para este momento de inacción tal y cómo los cínicos me recetaron.

2 comentarios:

  1. (el anarquismo por doquier, no titubéa.)
    Pasando a otra..., "madres" es algo impuesto. Nunca escuché que alguien lo eligiese y se marchase con el "trofeo" a solas. ja. Como expresa un antigua teoría "la madre ama". Este Freud, perdió la brújula en cuanto no supo qué pasaba con el edípico de la mujer. ja.ja. Entendió sólo el del varón. En fin, tenía muy arraigada la idea de HETEROmach. Habría que ver qué sucedería hoy con esa teoría ¿tiene cabida en la actualidad si se la profundiza? Freud la dejó incompleta...

    ResponderEliminar
  2. me alegrás
    aunque no me alegres
    sin alegrarme me alegrás
    qué alegría tan alegre

    me alegra si te alegra
    qué alegría tan alegría
    :)
    -a:k-t-wA-r-

    ResponderEliminar