lunes, 7 de octubre de 2013

huelga de vientres! 3º SABADO (16 de noviembre)








CRONOGRAMA Día 3 ! Asamblea de Urquiza estación Urquiza
19 de noviembre, entrada libre y gratuita


de 19hs a 22hs Presentacion cortos de Foucault para encapuchadxs! especial Monique Mystique o el devenir lesbiano con el dildo en la mano!
http://www.youtube.com/watch?v=diyoxeuQ79s

 + Libro Etica amatoria del deseo libertario y las afectaciones libres y alegres
http://eticaamatoriadeldeseolibertario.blogspot.com.ar/

http://www.youtube.com/watch?v=IFspc3Q6Ln4



http://huelgadevientres.wordpress.com/dia-3-3/

Asamblea de Villa Urquiza

 
¿Cómo hacer la huelga de vientres, la huelga de género, la huelga humana (a partir de la lectura crítica y ácrata de Manifiesto Contra-sexual de Beatriz Preciado y Tiqqun)?

La práctica de la huelga humana responde a la pregunta de ¿cómo hacer?, pregunta de orden ético, en una época en la que los límites entre el trabajo y la vida acaban por difuminarse por completo: Todo es trabajo, Todos quieren vivir de lo que les gusta, especialmente del arte. ¿Quién combate el heterocapitalismo? ¿Dónde quedó un mundo cuya afirmación no sea la unión más que a partir de la única forma societaria permitida, puesto que es la más clasicamente controlable el trabajo?

El Hetero-Imperio gestiona, digiere, absorbe, reintegra y defeca
todo lo que vive, existe y es potente. Incluso "lo que yo soy", la subjetivación que no desmiento hic et nunc, todo es productivo, todo es producido, todo es comercializable, las muecas del rebelde posporno venden muy bien en la góndola de los supermercados del deseo revolucionario, son Manu Chaos de la disidencia queer, hasta capucha llevan y sus granadas son de plástico para la foto.

Cómo hacer es una cuestión técnica, requiere un artesanato ludditas que tejan los nuevos procesos de subjetivación, que inventen las nuevas-formas-de-vida, un otro cómo. La huelga humana es la respuesta a la subjetivación del trabajo, al sujeto obrero viril y machirulo de la revolución porque nunca ataca las relaciones de producción sin atacar, al mismo tiempo, las relaciones afectivas que las sostienen. La huelga humana socava dicha economía libidinal heterocapitalista y restituye el elemento ético –el cómo– suprimido en cada contacto entre los cuerpos zombificados.

La huelga humana supone sacudir las familiaridades heterosexualizantes, el arte de frecuentar en sí mismo al huésped más inquietante (nuestro Mr. Hyde, nuestra Mystique), rechazar el rol de víctima y reapropiarse de la violencia. La huelga humana supone concitar los dispositivos para traer los cuerpos zombificados a la presencia, a la amistad política:

1. Borramiento de las denominaciones “masculino” y “femenino” según estén conforme a las categorías de asignación biopolítica varón/mujer (los códigos de las masculinidad son susceptibles de abrirse para operar sobre ellos: gender hacking). Utilización de juegos lingüísticos que escapen a las marcas de género, o que al menos las desquicien. Proliferar hasta el absurdo las anomalías psicosexuales.

2. Renuncia a toda condición natural y transparente de varón/mujer (la identidad en tanto dato estable, coherente y definitivo) y a toda práctica y privilegio derivados de esa asignación biopolítica humana. A lo sumo y como mucho, consideración de las identidades como plataformas que pueden ser habitadas tácticamente o devenires, de acuerdo a una estrategia que rapidamente se desmontara antes de escencializarse.

3. Puesta en escena de prácticas subversivas de recitación de los códigos de masculinidad y feminidad (gender hacking) a través de la exploración y experimentación de los trastocamientos sexogénero, para desestabilizar las categorías heterosexuales del binomio.

4. Invalidación del sistema heteronormativo de reproducción humana y de las formas de parentesco -siempre a priori heteronormales-. Abolición del matrimonio y todos sus sucedáneos (ninguna forma de afectación podrá tener como testigo al Estado); de los vínculos de parentesco (especialmente de la familia nuclear), como dispositivos privilegiados de heterosexuación de los cuerpos; de los sistemas de trasmisión y legado de los privilegios patrimoniales, económicos y sociales, propios de las formas de parentesco (patris-monium).

5. Renuncia a mantener relaciones sexuales naturalizantes heteronormales. Resignificación y deconstrucción de la centralidad del pene. Crítica a las categorías de “órganos sexuales” (cualquier parte del cuerpo u objeto puede devenir juguete sexual). Desgenitalización de la sexualidad (nada más sexy que dormirse una siesta juntas abrazadas). Separación del uso de los placeres de las formas de reproducción humana. Exploración y experimentación otros usos de los placeres (por ejemplo, en las prácticas BDSM y demás juegos de poder consensuados). Abolición de la práctica de la sexualidad en pareja, mediante prácticas de placer en grupo con afines sexoafectivos. El cuerpo como barricada política de insubordinación política, de desobediencia sexual, de desterritorialización de la sexualidad heteronormativa, sus regímenes disciplinarios naturalizados y sus formas de subjetivación.

6. Creación de espacios de afinidad anti-género anti-humanos para la deconstrucción y destrucción hasta los cimientos de la heterosexualidad como régimen político.

No hay comentarios:

Publicar un comentario