domingo, 4 de agosto de 2013

Vicente Luy

Vicente Luy (la entrada original en el viejo blog es esta http://leomiau76.blogspot.com.ar/2012/12/vicente-luy.html)

no voy a decir nada muy ingenioso.
vicente luy se murio, o se mato, o lo suicidaron (que es lo mas usual en estos casos) y yo me entere por una red social, porque lxs amigxs alla en buenos aires estarian haciendo otra cosa -lxs amigxs siempre estan haciendo otra cosa, cuando estas cosas ocurren, y asi la gente se mata, vio?-

tenia 50 años. una edad razonable para pegarsela.

no lo conoci en persona y es probable que de haber sido amigos hubieramos peleado.
sin embargo, los descondificados de los ordenes del capitalismo -especialmente cuando escriben poesia- me interesan muy mucho.

Vicente cometio un par de errores en los ultimos tiempos:
creyo que se podia vivir de la poesia (yo insistire que no es "de" la prepocision sino "para", "con", "por...)
creyo que la caterva de imbeciles indie (Florencia Ruiz que primero le dio asilo, y luego llamo al Borda cuando no supo que hacer con el loquito -las niñas bien nunca saben que hacer con los loquitos-, y todo ese sequito de infradotados que luego van a un homenaje y hablan de el como el gordito ese de minimal que alimenta su ego a punta de farinaceos).

es una gran pena morirse solo, morirse por amor, morirse sin amigos y que despues te hagan un homenje.

Vicente decia que la vida era una mierda y que por eso la recomendaba. mucha razon: la vida es una mierda pero vivir esta bueno. todxs nos merecemos un siucidio digno cuando lo decidamos y un par de certezas vitales, especialmente nos merecemos algunos amigos que no le tengan miedo a la locura o que en su defecto se declaren cobardes e impotentes y se larguen de nuestras vidas sin previo aviso, sin llamar a un neuropsiquiatrico.


Post-scriptum: cada tanto se que algunxs de estos imbeciles traidores en los que vicente confio me leen. yo recordare siempre sus nombres adonde vaya, y lo que hicieron con una persona que confio en ustedes y a la cual ustedes dejaron todavia en mayor soledad.



  Me gustó una chica fea.
Mucho me gustó.
Y luego me encantó cómo besaba a su chico.
Es actriz, y él dibuja.
Amigos nuevos que no sé si volveré a ver.
Estoy saliendo a la calle
y a donde voy pido el micrófono, y leo.
Todavía temblando.
Pero ya se pasará.
Y si no, subo a 2 PROZAC por día.
Voy a devolver la poesía a su sitio.
Por lo menos en esta ciudad.-


Vicente Luy editado por Editorial Crack-Up

2 comentarios:

  1. hola, yo le conocí en córdoba
    ahí donde su libro de "la vida en...
    como no podía ser de otro modo
    la culpa la tuvieron las familias
    las familias y quienes las sostienen
    o conforman...

    yo, aún más niño y más loco
    (que antes, y que él)
    lo recuerdo tanto
    tanto como a mis propias miserias

    aquellas que pretenden tatuarme
    los cuerdos que me abandonarán
    donde el hospital josé tiburcio
    en el mejor de los casos...

    ResponderEliminar
  2. hola, yo le conocí en córdoba
    ahí donde su libro de "la vida en...
    como no podía ser de otro modo
    la culpa la tuvieron las familias
    las familias y quienes las sostienen
    o conforman...

    yo, aún más niño y más loco
    (que antes, y que él)
    lo recuerdo tanto
    tanto como a mis propias miserias

    aquellas que pretenden tatuarme
    los cuerdos que me abandonarán
    donde el hospital josé tiburcio
    en el mejor de los casos...
    con puño y bandido.

    ResponderEliminar