lunes, 16 de diciembre de 2013

Safo!

Viernes, 9 de Mayo de 2008

SON


Algunos habitantes de la Isla de Lesbos elevaron su
indignación a la Corte Suprema griega: como auténticos lesbianos/as de este planeta, quieren prohibir el asqueroso uso de su gentil gentilicio...





Por Leonor Silvestri

¿Cómo se llamaría a una mujer que vive en la Isla de Lesbos cualquiera sea su preferencia sexual? ¿Y a una que mantiene relaciones sexuales y afectivas con otras mujeres, pero que vive en Oslo? Esta encrucijada plantearon tres isleños, dos mujeres y un varón, de la antigua cuna de la poeta Safo y llevaron hasta la Corte a un grupo de activistas Glttb por “insultar la identidad” de los habitantes de Lesbos. “Mi hermana no puede decir con la frente bien alta que es ‘lesbiana’”, declaró su vocero, Dimitris Lambrou. “Nuestro gentilicio fue usurpado por señoras que no tienen conexión geográfica con nuestra tierra.” Los demandantes, en una maniobra con tintes mediáticos lesbofóbicos un poco demodé para los tiempos L World que corren, exigen que no se pueda usar “lesbiana” excepto para hacer referencia a una isleña. Por su parte, la Comunidad Homosexual y Lesbiana Griega afirma que se trata de “una broma de mal gusto, porque no se entiende cómo esta palabra puede ser considerada un insulto, cuando desde las Naciones Unidas hasta los diccionarios utilizan para designar a las mujeres que aman a mujeres”.

Lesbos, frente a las costas de Asia Menor, es uno de los destinos de vacaciones favoritos para lesbianas, perdón, mujeres que aman a mujeres, y fue proverbialmente reconocida en la antigüedad por la belleza de sus lesbianas...

Y además, Safo no era tan lesbiana.

La antigüedad clásica la elevó al nivel de “décima Musa”. Pero lo poco que se sabe de ella viene de otros poetas que no la llegaron a conocer. Se conserva una brevísima parte de toda su producción como para hacer ninguna afirmación taxativa acerca de su sexualidad o vida. Se supone que tuvo marido e hija y que se exilió debido a las guerras civiles entre la aristocracia local a la cual pertenecía. Para quienes anhelan ver en Lesbos y Safo los vestigios de una sociedad matriarcal antecedente de un lesbianismo político y radical, sólo sea dicho que Safo les cantó principalmente a las mujeres que se iban a casar con un varón, y que la supuesta institución de mujeres que presidía se trataría de un espacio para preparar buenas esposas. Safo fue respetuosa reproductora de la sociedad de su tiempo, dividida en castas, donde los cuerpos de esclavas y esclavos pertenecían a sus dueños, las mujeres completaban su existencia con un matrimonio beneficioso para la casa familiar, que era dichoso si era fértil en descendencia, y con un modelo educativo no exento de iniciaciones con niños y niñas, para horror del pensamiento progresista contemporáneo.

Si se la desmitifica, es posible ver en lo mucho que fue borrado y en la manera errática en la que sus textos son transmitidos hasta hoy (libros de gramática, poetas que la traducen, papiros con sus poemas envolviendo momias en Egipto, pedazos de cerámicas rotas u ostraca) el deseo de los copistas posteriores de desterrar toda representación de una sexualidad entre mujeres escrita por una mujer, aunque eso en el momento histórico en el que Safo vivió no fue, per se, disruptivo, ni revolucionario, sino parte de su statu quo que la poeta supo llevar a la perfección máxima. De las ediciones en español, la única confiable con la que contamos es la de Pablo Ingberg (ed. Losada) que, respaldada por la famosa edición canónica de Page, no puede estar errada; otros intentos poéticos locales se quedan a mitad de camino entre la filología y sus reglas sin llegar a la belleza de las recreaciones de poetas como Ann Carnson, que re-escribe a Safo magistralmente.

jueves, 12 de diciembre de 2013

La Ausencia


Hola, soy la Ausencia:

Tengo el rostro de una chica bien, buena, correcta.
Nunca confrontare pero secretamente siempre me dare por aludida. Nunca de frente, te criticare sin cesar.

La cuantiosa estima que le profeso a los acontecimientos no es mas ni menos que mi Yo yo yo ...

Infantilizada, feminizada, entristecida, solo puedo devolver a lo que me conflictua la apatica la cordialidad de la nada misma que sonrie sin ver en mi.

Pero, cuidado, mi neutralidad humana no es ociosa, o torpe o inocua; si me dejas acercar con mi caliente admiracion adolescente de media clase, intentare contaminarte con toda mi capacidad de excluir a quienes resisten el orden que engendro-encarno, so pretexto de que me has ofendido, al cuestionarme/objetarme.

Cuidate de la fofa debilidad de quien no puede responder ni asestar un golpe pues no en vano, si me lo permitis, intentare disminuirte en tus potencias, recordandote que el mundo esta hecho de nosotras, La Ausencia.

un abrazo fuerte fuerte, de esos que si te miran, te vuelven, como yo, piedra.
L.A.

lunes, 9 de diciembre de 2013

14 poetas irlandesas


Deseo

Yacería con vos en un lugar sagrado
Donde solo ocurren cosas esenciales.
Hacía frío y el cielo era oscuro
Antes de que llegaras.
Despertaste maravillas en mí,
Sos una nueva estrella en la noche
Una nueva flor en la mañana.
Este apetito es elemental como el sol, la lluvia, el viento.
Debo probar tu dulce carne durazno.
Tu claro deseo
Tus sombras serenas
El fuego de tus manos
La velocidad de tus pies junto a mí a veces
A veces muy alejados
A veces bien atrás.

Kathleen O’ Driscoll
Trad: Leonor Silvestri
http://14poetasirlandesas.blogspot.com.ar/

Conatus como dispositivo politico de masacre de las potencias


Comentario al libro III, proposición VI - ss en Etica de Spinoza

El conatus parecería no tener que ver con el incremento de la potencia.
Observaciones al conatus
  1. la idea de que nada hay en un cuerpo que tienda a su autodestruccion, que la destrucción depende siempre de causa externa no se sigue de la idea de que algunos cuerpos ya vienen dotados de una suerte de “falla” en el mecanismo apoptotico de la celula, lo que resulta en que su ADN hay cuerpos que ya vienen dotados de un codigo genetico que marca su autodestrucción (también pensar a los replicantes de Blade Runner).
  2. A veces los cuerpos no desean perseverar en su ser, porque perseverar en el ser significaría quedarse en situaciones de disminucion de las potencias. Por ejemplo, http://es.wikipedia.org/wiki/Masada.
    2.1. si los judios de masada se hubieran quedado existiendo, es decir vivos, no hubieran perseverado en su ser, porque hubieran sido esclavizados una vez mas.
    2.2. los judios de masada recordaron lo que fue ser esclavo (proposicion II, escolio) y por ende, pudieron tener ideas adecuadas que los llevó a no continuar vivos como forma de resistencia a la esclavitud.
  3. En apareciencia el conatus no parecería una esencia dada y natural de los cuerpos, sino una construccion, especialmente una biopolitica. En nuestras sociedades, parece que se le pide a los cuerpos sujetados que perseveren en su ser, aunque perseverar en su ser signifique una existencia despotencializada. El sujeto moderno parece ser el cuerpo extraido de todas sus potencias, condicionado a perseverar en su ser, creado para perseverar en su ser, imposibilitado de disolverse, o destruir aquello que en él hay para dejar de persevarar en su ser signifique una existencia sin potencias. Por ejemplo, los judios que se subian a los trenes, en realidad estaban realizando lo que hacian todos los dias yendo al trabajo. El sujeto como construccion de pasividad imposibilitado a sublevarse.
    Entonces, por un lado, parece que el conatus no solo no es una idea dada, natural, o propia de un momento historico, sino que no se condice con la realidad material de los cuerpos; ni tampoco con las resistencias politicas a los biopoderes. Por el contrario, el conatus parece ser, como piensa Butler en mecanismos psiquicos del poder, un elemento altamente explotable del cuerpo humano para obligarlo a subsistir sin potencias.

    comentarios de Dariush

    El enfoque de Spinoza del cuerpo se basa en la inercia:  un cuerpo simple se continuara moviendo de la misma manera hasta que sea redireccionado por un encuentro con otro otro cuerpo  (II.L3). Nuestros cuerpos estan compuestos por muchos cuerpos simples. Tal vez se pueda pensar un cuerpo compuesto como un sistema dinamico complejo en el cual una miriada de cuerpos simples se muevan en varias direcciones.
     La proporcion esencial  es un cierto patron de movimiento que mantiene un equilibro mas o menos estable. La estabilidad del sistema dinamico significa su habilidad para resistir las persturbaciones o  “shocks”
    exteriores. Si alguien se encuentra con un cuerpo externo que saca de equilibrio el sistema, vovera a su patron de equilibrio o lo rompera y volara?
    El Conatus, en estos terminos,  puede ser tomado como homeostatis, tendencias o propiedades del sistema dinamico del cuerpo.
    Conatus es solo un tipo de patron que da forma a los cuerpos en ciertas condiciones. D&G: los cuerpos tienen lineas de territorializacion y de desterritorializacion (de fuga).

miércoles, 4 de diciembre de 2013

Las mandarinas hoy!!!


::HOY 2030HS::
Las Mandarinas al aire en www.culturaclick.com.ar
Nuestro tema de hoy será la heterosexualidad. Traemos de invitada a Valeria Tellechea y vamos a compartir los audios de Leo Silvestri para la publicación feminista La Hoguera.
No te pierdas este programón.
Además tenemos actualidad y noticias sobre género, sexualidades y feminismos. Y la mejor música para el vermouth ♪♫♪

lunes, 2 de diciembre de 2013

La casa de la escritura


La casa de la escritura

Para Helen y Paola

Nadie ha escrito nunca a dúo
Marguerite Duras


En una casa, sola como perdida.
Tan en la casa, tan sola.
Esta soledad la hice yo.
Hecha por mí y para mí, esta soledad es mía.
Esta soledad es lo único que algún día
no me va a decepcionar. Es lo único que
poseo. Guardo esta soledad, en un cofre pirata.
Con ella en mi maleta vengo viajando. Ella, conmigo
como el recuerdo de un primer amor. Es un pasaporte
a mi libertad. Adondequiera que vaya
ella viene. Mi viaje es una cama ajena,
una ventana cualquiera, ritos de los cuales no me desprendo
Mi viaje es esta soledad.
Sola en la casa de la escritura.
Mi amante no pudo soportarlo
no puede tolerar leerse en mis poemas.
Soy cruel, le cargo cruces, le hago reproches
y lo abandono, lejos, como deseo sin objeto.
Soledad o muerte. Muerte o viaje.
Literatura y Libertad.
Un agujero, en el fondo, en el fondo de un agujero,
una soledad casi total. Una inmensidad, vacía.
Fatal este momento donde todo se pone en duda.
Esta soledad ha nacido de este momento, de esta interrogante
sobre el sentido de la vida, sobre todo, la duda, sobre el amor
y la vida, sobre la libertad.
Más fuerte que yo misma,
más fuerte que los alaridos de las bestias nocturnas,
perros y lobos, monstruosidades oscuras,
vulgaridad masificante, aúllan en silencio o
clavan por la espalda.
Esta soledad es sincera, franca
esta soledad es fresca, he luchado por ella,
honesta, una palma extendida en un abrazo
una mano que acaricia, dedos en mi coño.
Velo por este inmenso territorio de mi soledad,
también la noche, desesperada, la noche de la escritura,
con la desesperación. Desesperación, no sé tu nombre,
aunque de a ratos te invento uno. Un nombre de paso.
Una posta en el camino, un amante. Solo eso, una parada.
Soledad universal de ser humano,
soledad singular y vida ubicua
en este viaje.

Antiespecismo

una mosca muere en la mesa de mi cocina
una mesa blanca, una mosca negra
el sol es blanco y amarillo
la mosca brilla, tornasol
la muerte de la mosca es la muerte
la muerte del amor no es la muerte
describir el espanto, escribir del espanto,
escribir de tu locura, escribir sin pausa,
sobre la muerte sobre la mosca, sobre nuestro amor
muerto. tengo la atroz lentitud
del olvido y temo el instante de pavor absoluto
la locura también parece muerte, pero no es.
aun veo, aun veo la mosca en la mesa blanca
como si fuera tu voz provocando mi locura en
esa ratonera, contra las paredes, sobra la mesa donde
la mosca elige morir, donde elijo escribir, y
no olvidar el debate entre la soledad y la muerte
entre la vida y el amor, triste pero no trágico,
como dejar un vicio incontrolable
no por eso menos placentero.
elijo vivir el invierno, la vida injusta,
el horror absoluto de la incertidumbre
elijo vivir la calma de tu ausencia.
de a ratos lloro por la irreductible muerte
de esta mosca. no llorar nunca es como no haber vivido
esto también es necesario que suceda, inútil hacer tangible
la desesperación y el desconsuelo que conlleva la vida, la muerte
el recuerdo de la desesperación no nos mata
la escritura avanza es viento, está desnuda,
pasa como nada pasa en la vida, pasa y se vuela
el cuerpo muerto de esta nada, de esta mosca, ya no viva
pasa como nada pasa excepto esto que llamamos vida.





domingo, 1 de diciembre de 2013

Huelga de Vientres! en la José Ingenieros


  • Seguimos con HUELGA DE VIENTRES 4.0!
    Entrada libre y gratuita! para todxs!!!
    Esta vez en la BIBLIOTECA POPULAR JOSE INGENIEROS
    Juan Ramírez de Velazco 958!


    19.00 "Desde qué lugar hablamos de género las mujeres indígenas?"
    CHARLA DEBATE coordinada por Melina, de la Catedra Libre Americanista

    21 a 22hs Proyección y debate con Queridos Doctores, nacida queer: medicina y biología como aparatos de captura del heterocapitalismo a cargo de Leo Silvestri

    22hs Hasta que las velas no ardan. Charla a cargo de Nómada Interplanetario "Heteropatriarcados, regímenes políticos y escenarios de guerra"

    huelgadevientres.wordpress.com
    El motivo de estas jornadas es armar un fondo de huelga de vientres para juntar dinero para tener recursos necesarios que no son usuales y que hacen falta cuando alguien no quiere ser mamá.

    Si querés participar con algún taller, charla, feria o lo ke kieras
    ESCRIBINOS !!!




    Biblioteca Popular José Ingenieros


    "...en las guerras, en las revoluciones sociales y en la vida diaria, las mujeres y las personas trans son, dentro de la sociedad patriarcal, las receptoras primarias de la violencia... la no violencia implica que es inmoral que una mujer se defienda de un atacante o que estudie autodefensa. La no violencia implica que para una mujer maltratada es mejor marcharse que movilizar a un grupo de mujeres para darle una paliza y echar al marido maltratador de casa. La no violencia implica que es mejor ser violada que sacar un boligrafo del bolsillo y hundirlo en la yugular del agresor (porque hacerlo supondría alimentar un supuesto ciclo de violencia y animar futuras violaciones). El pacifismo simplemente no resuena en las realidades diarias de la gente, a menos que esta gente viva en una extravagante burbuja de tranquilidad en la que toda forma de reactiva y pandemica violencia civil haya sido expulsada por la violencia sistemica y menos visible de la policia y las fuerzas militares.
    Matar a un policia que viola trabajadoras sexuales, o personas transgenero sin techo, prenderle fuego la oficina de una revista que conscientemente publicita estandares de belleza que conduce a la anorexia y a la bulimia, secuestrar al presidente de una empresa que trafica con mujeres. Ninguna de dichas acciones priva de la construccion de una cultura de libertad, Sino mas bien es la gente con poder que conscientemente saca provecho del patriarcado la que impide activamente la emergencia de esta cultura."

    Peter Gelderloos

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Encuentro Nacional de Mujeres

bueno, voy a empezar a decirlo.

estar en tetas, comerse la calle y hacer un par de graffittis es algo que cualquier gordo de barrio hace cualquier domingo de la cancha.

donde estaban las molotov, donde estaban las piedras, donde estaba la violencia explilcita para con los heraldos de cristo y la policia, donde la sagre, donde las caras de miedo de los patriarcas y sus cuidadores, donde los ratis heridos, donde las bengalas que queman?

una vez al año se les permite a las mujeres encontrarse y alocarse un poco, mientras no se prenda fuego nada, mientras solo sean cantos gritos y pintura que con mas o menos trabajo se lava, mientras nadie muestre algo mas que las tetitas, ni nadie se ponga a cojer en publico, mientras no se organice ya no una besada sino una orgia publica lesbica, mientras no salga nadie herido.

despues volvemos a casa, mas o menos como nos fuimos, a esperar otro año mas donde tampoco seremos muy violentas mas que de pico...




ya se ya se, no quiere leer esto, porque se sienten fuertes y libres y lindas.

pero yo me voy a poner a festejar cuando ellos sientan miedo porque saben que de ahi no vuelven sanos ni salvos, porque saben que ahi los van a dañar.

otros tiempos...tal vez?





....

http://www.marxists.org/espanol/bajtin/rabelais.htm
El carnaval es un dispositivo de control de la insurreccion, de canalización del descontento.
 Bajtin -que no estaría para nada de acuerdo con la hipótesis anterior- dice:
"... el carnaval ignora toda distinción entre actores y espectadores. Tambien ignora la escena, incluso en su forma embrionario. Ya que una escena destruiría el carnaval (e inversamente, la destrucción del escenario destruiría el espect culo teatral). Los espectadores no asisten al carnaval, sino que lo viven, ya que el carnaval está hecho para todo el pueblo. Durante el carnaval no hay otra vida que la del carnaval. Es imposible escapar, porque el carnaval no tiene ninguna frontera espacial. En el curso de la fiesta sólo puede vivirse de acuerdo a sus leyes, es decir de acuerdo a las leyes de la libertad. El carnaval posee un carácter universal, es un estado peculiar del mundo: su renacimiento y su renovación en los que cada individuo participa. Esta es la esencia misma del carnaval, y los que intervienen en el regocijo lo experimenten vivamente..."

El  carnaval como forma concreta de la vida vivida en la duración del carnaval: "Esto puede expresarse de la siguiente manera: durante el carnaval es la vida misma la que juega e interpreta (sin escenario, sin tablado, sin actores, sin espectadores, es decir sin los atributos específicos de todo espect culo teatral) su propio renacimiento y renovación sobre la base de mejores principios"

 "Bajo régimen feudal existente en la Edad Media, este carácter festivo, es decir la relación de la fiesta con los objetivos superiores de la existencia humana, la resurrección y la renovación, sólo podía alcanzar su plenitud y su pureza en el carnaval y en otras fiestas populares y públicas. La fiesta se convertía en esta circunstancia en la forma que adoptaba la segunda vida del pueblo, que temporalmente penetraba en el reino utópico de la universalidad, de la libertad, de la igualdad y de la abundancia."

domingo, 24 de noviembre de 2013

el sueño de la razón

no me deja de rondar en la cabeza esta alerta:
si todas las pequeñas bioasignaciones a la violencia de genero conocida como "varon" que resultan pedir muñecas, vestidos rosas, y ser llamadas de princesas son reasignadas inmediatamente  a la otra violencia de genero llamada "mujer", habra dentro de 30 años todavia maricas emplumadas maravillosas y esplendidas y travestis cuchilleras o seran de aqui en mas las potenciales insurrectas del genero reterritorializadas binomicamente -identidad generica y documento mediante- dentro de la heterosexualidad como regimen politico?

mucho me temo que las maricas emplumadas desaparezcan subsumidas dentro de la categoria mujer trans.

adios queridas amigas insurrectas, la heteronormalidad y su buena conciencia vino para llevarselas  a su reino de amor, paz, decencia,  homofobia y feminidad hegemonica, no vaya a ser que quede alguna pequeña mariquita suelta.

....
nunca falta la mujer que frente a la idea de auto-organizar talleres de autodefensa para expresiones de genero en peligro contra el heterocapitalismo te plantee "estariamos excluyendo a nuestros compañeros biovarones hetero (que ni en pedo pisan un gimnasio)"

los talleres de autodefensa son para las corporalidades en riesgo por el regimen no para las personas que detentan los privilegios de pertenecer al regimen.

si ud detenta los privilegios de pertenecer al regimen heterosexual vaya y entrene en un gimnasio como cualquier hijo de vecino, si no tiene el dinero, haga un trueque con su entrenador, limpie el baño o lo que sea, y estoy segura en el dojo lo aceptaran. si no le gusta el regimen heterosexual, deje de detentar los privilegios de pertenecer al regimen heterosexual. si no le gustan los gimnasios convencionales, ya decia yo que los talleres de lesbianas son mejores, por eso ud tambien pude tener un devenir lesbiano, o puede aguantarse esos gimnasios e intentar modificar con su presencia las condiciones que alli se mantienen.

lo que no puede hacer es beneficiarse con los talleres que se imparten para personas que estan en riesgo por los privilegios que ud detenta.

y seria tan tan bueno que las mujeres dejaran de defender los intereses de los biovarones heterosexuales...pero eso es una quimera porque la mujer es un artefacto politico creado para hacer justamente eso

....


 
yo escribia de mas en los parciales de casi todas las materias cuando estudiaba en la UBA y pensaba, hasta hoy, con mucha inocencia, que a lxs docentes les gustaba. escribia de mas y decia de mas en las clases porque pensaba que a lxs docentes les interesaba mi entusiasmo en las clases que se traducia en los parciales. un dia en un final de Sarlo, literatura argentina, me despacho con un 10 en la libreta en 5 minutos. recuerdo que le discuti y le dije "estudie con una hipotesis de lectura propia 15 bolillas y usted me manda a sentar en 5 minutos con 2 preguntas?" Sarlo contesto: Leonor Silvestri ud no viene aqui a mostrar que hizo la preparacion fisica, sino a ganar, y usted acaba de ganar en el saque." estudiar en la universidad es lo opuesto de conseguir algun dispositivo agonistico y dialogico con un maestro...

martes, 12 de noviembre de 2013

Gimnasio Club Abasto

Ninguna técnica, ninguna habilidad profesional puede ser adquirida sin el debido ejercicio; tampoco se puede aprender el arte de vivir, o texne tou biou, sin una askesis que debe ser considerada como el entrenamiento de uno por uno mismo: éste era uno de los principios tradicionales a los que los pitagóricos, los socráticos, y los cínicos habían atribuido gran importancia durante largo tiempo....este entrenamiento tomaba  modalidades tales como

abstinencias, memorizaciones, exámenes de conciencia...

Plutarco: "Debes aprender los principios tan firmemente que cuando tus deseos, tus apetitos, o tus miedos te despierten como perros ladrando, el logos de la doctrina te hablará con la voz de un maestro que silenciará los perros con un solo gesto"... Uno habrá llegado a ser el logos, y el logos habrá llegado a ser uno.

No se debe dejar que el cuidado de los otros preceda el cuidado de si.

Por espiritualidad entiendo... aquello que precisamente refiere a un sujeto que accede a un determinado modo de ser y a las transformaciones que debe realizar sobre si mismo para acceder a ese modo de ser....en la antigüedad, esperitualidad y filosofía eran idénticas, o casi.


Gracias Michel Foucault por pensar estas cosas. Las fotos de Natalí Arango.

domingo, 10 de noviembre de 2013

Una peli de terror: El regreso de los muertos vivos

Una peli de terror: El regreso de los muertos vivos
en el aniversario de Carlos Jáuregui 2011.

http://leomiau76.blogspot.com/2011/08/homenaje-carlos-jauregui.html
Para Josefina Courreges, aka Fini, eternamente.



Mejor la muerte que esta salud que se nos da.
Gilles Deleuze

Nosotros morimos perseguidos en la oscuridad.
El verdadero cementerio es la memoria. Allí te guardo, te acuno, te celebro...
Rodolgo Walsh para su hija Victoria

Cuando escucho con los ojos a mis muertos
Quevedo

Frente y contra la necrofilia argentina, frente y contra la lógica del sacrificio militante o la estética sacrificial de la militancia, frente y contra la condescendencia empática altruista hacia las vidas vividas al límite, frente y contra los preceptos normativos moralizantes en pos de la vida a cualquier precio, frente y contra a la utilización mediática y oportunista de los muertos por parte de quienes zombifican, deseo expresar una voz que diga “huyamos juntas en esta vida”. Y recordar a la muerte como lo que está siendo ahora en este momento mismo en favor de una ética de las subjetividades radicales que no pueden, no se resisten ser subsumidas a la colonización (hetero)normalizadora que encarna en cualquier cuerpo, incluso los GLTB. Ética del devenir afirmativo, de las relaciones saludables que aseguran un futuro mutuo posible y alegre, que acreciente nuestras potencias para seguir viviendo hoy un poco más contra este mundo. Porque como todas sabemos, todos los días alguien que no será llorado ni en esta plaza ni en ninguna otra se está muriendo ahora.

¿Cómo definir una relación no saludable? No saludable es toda aquella relación que me conducen a la descomposición sin posibles líneas de fuga puesto que la salud no se expresa por la capacidad de permanecer vivo por siempre, o el desarrollo de una vida cuyo único sentido es perdurar. Por el contrario, saludable se expresa en la capacidad del cuerpo para continuar estableciendo relaciones y experimentar afectos intensos que expresen su alegría y le pongan freno no a la muerte, sino a la muerte del deseo radical.

¿Por qué temerle a la muerte cuando hasta el mismisimo centauro Quirón cambió la vida eterna (vivir eternamente en el dolor de la herida) por la capacidad de ser mortal? Comenzamos a morir desde la línea de partida puesto que la muerte es inmanente a toda la vida. Mientras hablamos, la muerte ya ha tenido lugar, es el tiempo de nuestra vida, en la medida que nuestro tiempo de vida no es nuestro. Como el guerrero del que habla Castaneda, nuestra proximidad con ella es una amistad íntima; aceptar esa amistad impersonal de la muerte sin temerle y sin reverenciarla, -es decir, sin fetichizarla (tal como a la vida y los reconocimientos que los aparatos de captura otorgan para cooptar la alteridad irreductible)-, es una manera ética de instalarse en la vida como un visitante transitorio, como quien viaja en la experimentación sin ser turista. La proximidad de la muerte afirma la vida en una radical inmanencia precisa, hic et nunc, tanto tiempo e intensidad cuanto podamos soportar, incluso con los estados de autodestrucción que son formas que tiene el cuerpo para afrontar la vida, que también puede ser vivida como droga, y tornarse adicción.

Por el contrario, la obsesión por la salud y los cuerpos limpios y funcionales al sistema es el corolario del temor por las enfermedades fatales y la moral de la vida eterna que propone el heterocapitalismo en su versión más verde; la búsqueda compulsiva de la salud es una fuerza normativa encarnada de los poderes del heterobiocapitalismo y la respuesta avergonzada por las sexualidades revoltosas y abyectas que no estamos pudiendo sostener vitalmente pero que sí sostienen a las ONGs del progresismo cuando prueban cocteles de todo tipo biopolítico en los cuerpos docilificados de los putos pobres y travestis bajo las sonrisas cómplices de la diversidad y sus postulados a-críticos bienpensantes. Solo la glorificación metafísica y sacralizada de la vida por la vida misma –tan en línea con los discursos anti-aborto- puede justificar que se deba vivir a cualquier precio y que la vida deba ser preservada contra viento y marea mientras los protocolos del control farmacopornográfico se testea en animales humanos (marginales) y no-humanos.

Contra lo que vulgarmente se diría, sostenemos que vivir saludablemente es llegar hasta el extremo sin morir haciendo estallar las fronteras del yo, hasta el límite más remoto persistiendo corporalmente en el mayor tiempo posible en manadas desterritorializadas, aguijonear lo efímero sin permanencia fija. Claro, vivir así es acontecimiento que se inscribe en la carne y deja cicatrices. La ética es una cuestión de experimentación que hace que lo activo se convierta en activismo y aumente la potencia ética hacia su dimensión política: descenso del frenesí diario y aceleración de las potencias, de las conexiones con lxs demás, de la percepción sensorial. Pensar a través del cuerpo y no huyendo de él significa actuar contra sus fronteras y limitaciones, vivir a través del dolor alegremente: asirse a la ola de intensidades y surfearla, cultivar modos de vida gozosos dado que vivir intensamente y estar vivo nos impulsa al borde extremo de la grieta de la mortalidad. La ética -barrera contra la posibilidad de extinción- consiste en reelaborar el dolor y transformarlo en sostén: quebrarse y aun así sostenerse como un junco fortalecida donde se armó la cicatriz, tejido fortalecido que nos recuerda que allí hubo un corte. La vida siempre continuará en los recuerdos y en las redes de interrelaciones en las conexiones con las afinidades.

Solo el miedo o el engaño mata. El resto regresa existiendo en el devenir del recuerdo y las acciones que se hacen carne en los cuerpos que continúan metiendo el dedo (o el puño) en el culo de los poderes y sus agentes mendigos lame-anos persuadidos por las caricias de la seducción normalizante: al fin de cuentas Norma puede ser bien un nombre propio (con su propiedad privada y sus derechos) bajo el cual arrodillarnos hasta ya estar muertas en vida.

Tal como escribe la poeta vasca Miren Agur Meabe

No puedo encerrarte:
eres la calle llena de gorriones y de locos.
No puedo ordenarte:
eres un amasijo oscuro de humedad lasciva.
No puedo alcanzarte:
eres el caballo que galopa sin destino.
No puedo amarte:
eres el saco de los miedos de la gente de bien.
No puedo pensarte:
eres la idea que me tiraniza en el insomnio.
Sin embargo, te puedo conocer:
eres como yo, con otra piel.


Gracias Rosi Braidotti por Transposiciones.



 
   La ruta del exceso conduce al palacio de la sabiduria. Aquel que desea pero no obra, engedra peste. William Blake

viernes, 1 de noviembre de 2013

Nota Clarín Mujer, por Alejandro Margulis



Leonor es el nombre que figura en su documento pero en realidad todo el mundo le dice Leo. ¿Leo como quien diría Leonardo? “No, como Leo a secas. Además es mi actividad. Me preguntás qué hago. Yo leo”, dice Leonor Sivestri, activista de género, anarquista, poeta, performer, ensayista y filósofa de reconocido accionar contra los encasillamientos que impone una norma sexual única. Autora a los 37 años de media docena de títulos claves de la cultura Queer argentina, miembro fundador del colectivo Ludditas Sexxxuales, Manada de Lobxs y Foucault para Encapuchadxs, desde el que trabaja para modificar “los mandatos del amor sentimentaloide y romanticón almibarado”, siente que lo mejor que le pasó es haber “dejado de ser normal, definitivamente”, según dice. “No quiero ser como los normales. Para mí, ser diferente es una cuestión vital. Me rebelo contra la norma social que excluye, esa que nadie elige y que se nos impone a todos siendo que algunos cuerpos, algunas personas más ostensiblemente que otras, no consiguen ni pretenden alcanzar”.
Soy, técnicamente hablando, una persona bio-políticamente asignada al sexo mujer”, agrega en el monoambiente donde vive con su gata, con paredes llenas de libros, discos y tapas de fanzines. “Pero fugando de esa identidad hacia ningún lugar en particular porque tampoco me interesa ser un varón trans”. ¿Se piensa algo varón esta joven de cuerpo menudo y aires de muchachito arisco? “Tampoco. Me gusta habitar esa bruma, ese lugar indiscernible”, recalca. Singularmente, a Leo le parece bien que la mencionen con el pronombre femenino ella. “Lo femenino es siempre el orden menor de la cultura”, denuncia.

Varonera en rosa y negro

Hija de una psiquiatra que cuestionaba la homosexualidad (“para ella no estaba ni bien ni mal, era una perversión”) y de un ex militante del partido comunista que trabajó poco tiempo como maestro mayor de obras y librero, critica sin vueltas a su familia de origen. “Podría decir que mi padre abusó de mí, que fue brutal porque para ellos yo era una nena terrible; a mi vieja le hablé del abuso, de las golpizas y por eso quiso internarme en un psiquiátrico. Pero el pasado no es un lugar que visite habitualmente. El presente es mejor, más alegre”.
¿Fue triste entonces su infancia en Nuñez, cuando se vestía siempre de rosa? “Vivía arriba de una bici de cross en vez de jugar con muñecas. Me gustaban los colores de las princesas, sí, el mundo de hadas y elfos, quizás para no estar en este mundo. Era una varonera y me lo decían: peleadora, camorrera. Como ahora, eso no cambió”, dice y se arremanga sonriente la camisa escocesa donde se ve uno de los muchos tatuajes que decoran su cuerpo (RECUADRO).
Adolescente punk, dark, gótica, siempre de negro, pálida y con los pelos parados, Leo nunca se sintió, sin embargo, sola. “Había una vocecita adentro mío que creía en mí. Lo que Baruch Spinoza llama el Ser que quiere preservar en el Ser. Los otros eran los que estaban equivocados. Yo me miraba en el espejo y decía: ´No ven bien´”. Una de sus compañeras del colegio Hans Christian Andersen era la futura modelo Dolores Barreriro: “Sus piernas eran como salchichas de Viena: largas, enclenques y sin forma. A mí me interesa tener piernas para pegar patadas, no para ser mamá”. Su modelo de belleza era la cantante irlandesa Sinnead O´Connor pero cerca del final de primer año un grupito de “matones” de quinto la acorraló con una cámara para que hablase como “la primera persona con cambio de sexo”: “La directora había dicho que el pelo largo promovía la homosexualidad de los chicos y el corto la de las mujeres. Me fui corriendo al baño y me quedé en el molde porque no tenía con quien hablar de eso”. Tiempo después, cuando la misma directora pasó por las aulas negando que había habido campos de concentración en la dictadura, Leo volvió a su casa diciendo que no iba a ir más. “Fue la gota que rebalsó mi paciencia”, dice ahora.
El paradigma heterosexual

“A mí me gustaban los nenes y me esforzaba por ser femenina. Pero me salía medio chungo, torcido. Hasta que a los 14 me “enamoré” de una chica de mi barrio, guitarrista de un grupo de rock; era una piba súper masculina, de pelo muy corto, medio paradito”, evoca. “Yo iba a las fiestas de quince y siempre era la rara. Siempre una desencajada. No me ubicaba en ningún lado y no tenía amigas como yo, eso era todo”.
En el nuevo colegio tampoco se sintió cómoda. “Ahí había algún que otro niño distinto pero se consideraba que tenía problemitas de adaptación a la norma”, dice y entrecomilla los dedos remarcando la última palabra. “No usábamos uniforme pero la directora de Aula XXI leyó mi punkitud como un uniforme cuando yo me sentía El joven manos de tijera de Tim Burton. Quiso hacerme cambiar de ropa y claro, quería que tuviera el estilo común y correcto de los heterosexuales. La desobediencia de género, la objeción a la heterosexualidad como régimen político, como dice Monique Wittig, se paga. Y mucho más en la adolescencia. Yo no quería lo que querían las otras chicas.´Ya vas a querer´, me respondían”.
El placer compartido
Lectora precoz de James Joyce -“leí el Ulises a los 15”-, se volcó al estudio de las letras clásicas en la Universidad de Buenos Aires. Junto al despertar sexual -“a los 18 conocí a una chica claramente lesbiana y ahí pasaron algunas cosas…”-, desplegó una carrera brillante en literatura antigua. Cuando le faltaba entregar la última monografía ocurrió un incidente crucial. “Era adscripta y miembro delgrupo de investigación de una cátedra de Latín y además coordinaba los eventos en una organización LGTB, Brandon Gay Day. Hablé de ambas cosas en una nota para la revista peronista Debate y la titular me llamó para gritarme que la visibilidad LGTB y encima en una revista peronista eran incompatibles con la Cátedra, que tenía que elegir. Tenía 26 años y había detalles que no comentaba, como que me gustaban las mujeres a pesar de tener un novio varón desde los 23. Dije: ´Ya elegí´. Y no volví más. Me odiaron durante un tiempo, me difamaron y después se olvidaron de mí”.
Al año siguiente rompió con su novio. “Ahí dejé de hacer las cosas que se suponía debía hacer. No quería más un noviazgo, ni ser monógama y heterosexual. Empecé a parecerme más a la que se ve hoy. Quise a muchas personas pero nunca más dentro de la estructura de ser la novia, nunca más con un vínculo exclusivo-excluyente. Empecé a tener amistades políticas, que incluyen diferentes maneras de compartir el cuerpo, algo que podríamos llamar uso reflexivo de los placeres. ¿Quiero menos? No. Quiero mucho más profundo, solo que de una manera menos apegada, menos sometida, y por ende menos coercitiva, liberada de la territorialidad heterosexual”.
A los 31, durante una terapia con el psicólogo esquizoanalista Emilio Montillia -seguidor de los franceses Gilles Deleuze y Félix Guatari- entendió el abuso de su familia: “Con el argumento de que te puede pasar algo, la familia te controla. Y el control es la perversidad. No voy a dar datos morbosos pero tengo muchas escenas de mis padres reaizándome interrogatorios para saber si me habían penetrado o no, o diciéndome puta por volver tarde. La buena conciencia progresista, esa que en nombre del Bien genera las más grandes atrocidades, como dice Nietzche”. De aquel develamiento, hizo un eje de trabajo: “La filósofa Judith Butler dice que el sujeto se apega a normas de sometimiento porque gracias a eso adquiere existencia social. Bueno, yo me fui a vivir a Irlanda durante varios años y cuando volví, estaba libre de mi familia”.
No hablo de amor. Jamás diría amor. Compañeras de ruta, sí, obvio. ¿Parejas? No uso. Del mismo modo que no voto, no uso Windows ni transporte público, ando en bici. Tengo la potencia de la alegría en el cuerpo. Viajo por el mundo, hago y enseño deportes de combate, no me alimento de animales, escribo libros, doy charlas, cursos y talleres. Quiero propagar la epidemia de desafiliación de este mundo tal como lo conocemos; desobedecer, objetar, desistir, desertar y fugar lo más rápido posible del hetero capitalismo. Y al revés del modelo Maru Botana, encontrar tiempo para tener amantes con quienes combinarme en profundidad”.

RECUADRO
Los tatuajes de una librepensadora

  • “Omnia Mea Mecum Sunt de Seneca” (Todas mis cosas están conmigo) junto con las letras griegas Gamma y Pi (en la espalda).
  • “Quienes despiertan son la pesadilla de quienes aun duermen”, del grupo anarquista francés Tiqqun aka Comité Invisible (en brazo derecho).
  • “Salvaje”, en honor a su apellido Silvestri (en el cuello).
  • “Devenir”, cita al filósofo Gilles Deleuze en alusión a lo que fuga del ser y las identidades (en muñeca derecha).
  • “Vis”, término del poeta latino Lucrecio, algo así como “violencia dinámica” o “fuerza vital” (en la muñeca izquierda).


viernes, 25 de octubre de 2013

Clase abierta en la cátedra de Marcelo Percia en el práctico de Marcelo Stivala Este jueves!


el jueves 31 de octubre a las 20 hs estaremos presentando http://eticaamatoriadeldeseolibertario.blogspot.com/ a pedido de Fernando Stivala en la carrera psicologia de la uba, sede hipolito yrigoyen 3242.aula 4 materia teoria y tecnica grupos II, catedra marcelo percia

clase libre y abierta quedan todas invitadas para venir a intervenir el practico todas juntas!!!!

las espero

 



comentarios post charla de ayer:

escuche metaforas tales  como "elegir la cárcel" o "es mejor elegir la jaula donde estar a que alguien te meta adentro", tambien "siempre va a haber carceles" o "siempre hubo jaulas"

ojo, eran metaforas, no estaban hablando de la carcel como institucion de encierro sino del sometimiento, de la sujecion y la perdida voluntaria de la voluntad de poder, de la cesion soberana de las soberanias sometidas

estas personas que hablan asi impunemente y cuyos ojos brillan acuosos cuando les decis "tu metafora es realmente infeliz" deberian tener la boca cocida

ir con su espiritu esclavo y su deseo de sometimiento, con sus potencias expropiadas y su incapacidad a un lugar donde ninguna otra persona pudiera escucharlas jamas

es gracioso pensar que alguien puede decir cosas asi y no sentir vergüenza al pronunciar estos enunciados

los seres humanos me dan una mezcla de repugnancia y risa cuando son asi, tan humanos, que ni hace falta un policia que les reprima

supongo que en pos de la concordia, la pedagogia y la buena onda deberia no comentar nada esto, fingir que este absurdo (entre otros) no acontencio. lo siento, me causa tanta gracia que no puedo hacer eso

muchisimas gracias a las amigas que se acercaron ayer a no hacer de esa noche un velorio de las potencias inexploradas

lunes, 21 de octubre de 2013

Las disidentas


http://lasdisidentes.com/2013/02/07/leonor-silvestri-no-hay-que-organizar-partidos-sino-alianzas-de-afinidad-sexo-afectivas/#more-2128

Leonor Silvestri: “No hay que organizar partidos, sino alianzas de afinidad sexo afectivas”


Que calor hace hoy, pensaba mientras me dirigía hacia el hogar de Rita Lazo, la colectiva que está organizando las actividades de la activista argentina Leonor Silvestri en Santiago. Pero también, que caliente está septiembre, me decía a mi mismo arriba de la bicicleta.
En la calle, me cruzo con una concentración despidiendo a Felipe Camiroaga, helicópteros suspendidos en el aire, mercadería callejera martirológica. En una casa del Barrio Bellavista me recibe Rita Lazo, que no es sino una perra, quiltra e hiperquinética. Bella. Tras un arbusto de ruda, veo aparecer la el cuerpo de Silvestri, camuflada en pantalones de milico desértico y una polerita negra.
La casa es de su amiga que la acoge, Julia Antivilo, compañera de Rita Lazo. Ella es espigada y de semblante distinguido. “El nombre del colectivo más que una joda es un homenaje a esta perra antisistémica”, me dice medio en broma. “Se come todas las cuentas que llegan, especialmente la del crédito universitario”.
Historiadora, dedicada hoy a los estudios culturales, también trabaja performance y actualmente desarrolla su tesis doctoral en estudios culturales latinoamericanos. Tiene, además, un “espacio de colaboración de arte” llamado Malignas Influencias; una red que desarrolla desde intervenciones en marchas hasta galerías-museo.
Me comenta que ha trabajado en colectivos por muchos años, pero sabe que nada es para siempre. “A mi me interesan las coyunturas. Si sigue bien, si no, no importa, ya haremos otro”.
Leonor Silvestri está en su casa desde el 1º de septiembre. “Mes de la puta Patria” es el conglomerado de conversatorios, talleres, orgías, lecturas, exhibiciones y performances que Rita Lazo ha facilitado para su estadía en Chile, donde además se moverá a Valparaíso y Concepción luego del 18.
-Leonor, ¿Qué te parece lo que se ha producido con el accidente de Juan Fernández? ¿Crees que la gente se pone a pensar un poco en la muerte?
-La gente no piensa en la muerte, eso no es pensar en la muerte. Yo creo que, por el contrario. Me parece que lo que le ocurre a toda esa gente que ahora está en procesión, es una manera de conjurar ese deseo capitalista de no morir nunca, de ser eternos. No se están sentando a pensar en la muerte, quieren ser buena gente, y el camino al infierno está plagado de buenas intenciones. No hay nada que me caiga peor que la gente buena, la gente que quiere hacer el bien. Porque las madres quieren hacer el bien: Por eso le pegan a sus hijos educándolos. El maestro de escuela quiere hacer el bien: Por eso te hace escribir con la mano derecha cuando escribes con la otra y te la amarra atrás. La gente buena es que la produce las más grandes aberraciones.
Leonor tiene 35 años y su centro de operaciones está en Buenos Aires. “Un lugar horrible, aunque ningún lugar me gusta”. Vive en el microcentro en un pequeño departamento. Nació y se crió en esa megalópolis, pero también vivió casi un año en Irlanda.
Sobre su relación con Chile cuenta riendo que a los 21 años tuvo un pololo chileno en Inglaterra. “Con la gente que estoy trabajando ahora acá, hace más o menos un año que tengo relación. Conocí a Claudia Rodríguez en un encuentro anti-militarista en Paraguay. Con ella organizamos un encuentro más acotado el año pasado. Luego conocí a Paulina Villacura, a Vivian Dran, a Julia, quien viajó a Buenos Aires ese año, paró en mi casa, y  nos hicimos amigas”.
-Me imagino estabas enterada de la agitación social que había en Chile. ¿Qué expectativas tenías cuando decidiste venir?
-Trato de no cultivar expectativas en la vida, como una técnica que hay que tener siempre presente. Por ende no tenía más que las expectativas de venir y encontrarme con un grupo de amigas afines y hacer cosas, entregarse a las actividades del momento. Y la verdad es que se está superando cualquier deseo previo que pudiese haber tenido, en niveles de intensidad y de trabajo colectivo.
Claro, vine muy enterada del contexto. Yo quería venir y cuando todo explotó aceleramos los procesos. Me propusieron que en vez de los quince días que me iba a quedar, me quedase veinte. Al final me quedé un mes.
-¿Cuál es el objetivo de tu visita?
-Mi propuesta, tanto ahora como el año pasado es que me usaran de excusa para impulsar una serie de eventos, conversatorios, que, de otra manera es más dificil de hacer. Viste que, si bien ser argentina en Chile no es la mejor carta de presentación, si eres extranjera te escuchan con cierto respeto cosas que, quizás si las dijera una chilena no escucharían. Eso ocurre en todas partes: “Bueno, viene una persona extrajera, vamos a ver qué ocurre”. Vos mismo podrías dar el conversatorio de Tiqqun que doy yo, pero si lo das vos, quizás no van 20 personas como ayer (el lunes, en el Liceo Experimental Artístico de Quinta Normal). Entonces, antes que indignarme, eso hay que aprovecharlo.
Silvestri estudió Literatura Antigua en la Universidad. Ha escrito numerosos libros de poesía y hoy se dedica al activismo, mediante la propagación oral y sensual de una praxis que ha llamado Luddismo sexxxual, que podría caracterizarse una ética amatoria libertaria de afectaciones alegres, como un salirse del circuito de la semiótica amatoria romántica y devenir algo más, tornarse afines sexo-afectivos. De eso ha hablado en varios conversatorios, en diferentes contextos, desde tomas de colegios hasta jornadas con pobladoras. Varios días tiene más de una actividad en distintos lugares.
“Entre tanto activismo no me ha quedado tiempo para coger. Me gustaría coger más”, dice medio en broma.
“Yo hago magia. Yo creo que hago magia. Me re-apropio y reivindico la violencia. Odio a los pacifistas, con toda mi alma”, continúa.
LA NIÑA PROBLEMA
-¿Cómo llegaste a lo que hoy haces y eres?
-No sé muy bien. Creo que he sido muchas. Oscar Wilde tiene una frase hermosísima que dice: “Para quien ha vivido muchas vidas hay que morir muchas muertes”. Yo no siempre he sido la misma. No se si hay una trayectoria donde uno pueda rastrear y decir “Leonor viene de tal lado y termina acá”.
-¿Recuerdas algún momento de tu vida en que haya habido un punto de giro, algún momento clave?
-He querido muchas cosas a lo largo de mi vida, y las he ido haciendo. No creo que me vaya a quedar acá para siempre. Esto es una estación. Sería ridículo pensar que en 20 años voy a seguir propagando y divulgando lo mismo porque sería estúpido. Ha habido momentos: Como cuando me doy cuenta que en la Universidad no había nada y elijo no graduarme. Lo único que me falta para graduarme es entregar un paper, una monografía de ocho páginas. Pero nunca lo voy a hacer. En un momento dije “¿Para qué estoy haciendo esto?”. La que iba a ser mi directora de doctorado, que era mi directora de grupo de investigación, me da a elegir entre el activismo y la Universidad, porque había salido una nota en los medios donde yo hablaba de mis actividades académicas y de lo que hacía con un grupo GLTB. Me llamó para insultarme y me dijo “Tenés que elegir”. “Ya elegí”, le dije. Ese fue un momento como “¡Ya basta!”. Y no me arrepiento en lo más mínimo, porque me doy cuenta que a nivel académico -o lo que yo llamo nivel filosófico- progresé yéndome, retirándome, como un Goliardo. Ese es el momento en que me doy cuenta que tengo que hacer lo que hacen los Goliardos en el medioevo: Irse, irse de la Academia.
-¿Cómo fue tu vida universitaria?
-Fue un momento de mucha normalización para mi. Yo nací friki, nunca me pude insertar: Problemas escolares, problemas con los compañeros, problemas con la sexualidad, con la familia: La niña problema. Pese a eso hubo momentos de mucha normalización: La universidad fue el momento de mayor normalización. Hasta que dije “Ya está, acá no hay nada”. Eso debe haber sido el 2003. Ahí le pegué el tiro de gracia.
-¿Venías del punk, del anarquismo, de la poesía…?
-La música…  no sólo el punk. Ciertas bandas de la escena post punk inglesa, sus letras, a mi me han salvado la vida. Encontrar a The Smiths me salvó la vida. Los adoro con locura, son mi banda favorita. SinMorrisey no hubiese podido sobrevivir en un mundo tan siniestro. Y si, también cierta escena underground propia de mi ciudad, pero no diría que es sólo eso. Te podría decir lo mismo de la literatura.
-¿Qué me podrías decir?
-También la amé con locura…
-¿Ya no?
-Ya no tanto. No. La poesía hoy no me produce lo que me producía a los 25 años. Pero me parece bien: A los 35 no te pueden producir lo mismo las cosas. ¿Has visto esa gente que está aferrada a sus identidades?… Yo no. Pero quizás vuelva.
-¿Sigues escribiendo?
-Escribo muchísimo menos, pero escribo. El año pasado escribí un libro en cuatro partes. He escrito con locura, con voracidad, prefería quedarme leyendo y escribiendo que hacer cualquier otra cosa. Hoy no. Hoy prefiero entrenar, por ejemplo, o hacer conversatorios, o escribir ensayo.
-¿Y en ese sentido, el lenguaje poético, ya no te ofrece otras maneras de expresarte?
-La lengua poética, en términos del primer formalismo ruso -que me encanta- habla del lenguaje poético como el lenguaje con la capacidad de desautomatizar. Yo sigo apelando a eso, haga lo que haga. Cuando hablo, escribo un poema o un ensayo, o haciendo esta entrevista, lo tengo muy presente. Ahora, no me pasa con la literatura lo que me pasaba a los 25, como a los 25 no me pasaba lo mismo con el cine que a los 19, cuando iba a ver películas todos los días, prácticamente.
Silvestri me comenta que en Argentina hace lo mismo que acá, pero más esporádicamente. Sobrevive dando clases de inglés, talleres de género y feminismo, de literatura antigua. A veces vende servicios sexuales, sobretodo sadomasoquistas, “aunque soy bastante vaga con eso”; otras veces vende una nota a un diario o vende una traducción.
“No tengo la capacidad de trabajar en una oficina. Una vez lo intente: Trabajé 5 meses como secretaria, pero termino mal. ¡Yo traté de estar normal!”, explica con nuevas carcajadas.
Hoy vive sola. Con dos gatas, aunque confiesa que le gustaría vivir con más gente. Sus amigas felinas se llaman Anita y Bianquita, por Anita Pallenberg Bianca Jagger. “¡Todas drogadictas!”.
ENFERMARSE DE ENAMORAMIENTO
-Parte de tu discurso se emparienta con lo que se conoce como teoría queer. Siendo un discurso nacido en Europa y Estados Unidos, ¿cómo crees que ser aplica y desarrolla a nivel latinoamericano?
-Yo tengo un texto que se llama “El fin del queer” (risas). Como dice una chica vasca en un video que tengo, “Marimachas”, la teoría queer vino a poner en palabras cosas que a la gente abyecta, como yo, le pasaba. Vino a darle armas a la gente que la señalaban en la escuela y una no sabía bien por qué. Sin embargo, yo no creo en su categoría, sino en su capacidad de hacer.
El nombre “queer” me tiene sin cuidado. Por eso en ese texto planteo que si el queer es algo, es un hacer, y ese hacer sigue vigente. Y ese hacer tiene que ver con la reconstrucción, con lo que podríamos llamar la iconoclasia, con la desestructuración de ciertas formas. Hoy queer es una excusa y una coartada para ganar un subsidio en algún lado, como lo es también el feminismo, en algún punto. Y como no tengo nostalgia de ninguna identidad, no me cuesta en lo más mínimo tirarlo por la borda y quedarme sólo con lo que el concepto tenga de filoso en cuanto a su capacidad de resonar…
-¿Ya está recuperado, en sentido situacionista, lo queer?
-Está re-territorializado, completamente cooptado por la Academia, fuertemente. Si vos pensás que en Chile hay una coordinadora universitaria de disidencia sexual donde son todos gays emparejados con hombres grandes que los mantienen… (risas) O sea… Yo no pertenezco a ese mundo, a mí no me mantiene ningún hombre grande y desde ya no soy gay. Nunca fui, de hecho.
-¿Es decir no sirve para mucho hoy acá?
-Respecto a los conceptos, yo creo que se aplican localmente y ahí hay que ver como funcionan y operan. Pero yo no tengo esos pruritos, que si es de Europa o si es de acá, porque si no, no leería a Foucalt ni escucharía a los Smiths. Me resulta una estupidez, ¿qué estaría escuchando? ¡Música toba y leyendo aMariátegui! (risas). No creo que iría muy lejos. ¡Ya me gané un par de enemigos con lo que acabo de decir! (más risas).
-Algunos trans acusan un autoritarismo de lo queer, al negarles la posibilidad de asumir una cierta identidad.
-Yo no soy la defensora de lo queer. No levantaré el guante. Respecto a las identidades, yo tengo una postura tomada, sean identidades trans u otra. O sea, es un debate filosófico muy antiguo, lo que las esencias hacen, y los universales. Yo me siento una persona trans, si por trans entendemos no el pasaje de un sexo a otro sino una persona que transiciona y vive en diferentes géneros. Lo elegí, no lo elegí, me ocurrió. No es que nací así, en el sentido más ontológico del término. Como dice Judith Butler, citando a Foucalt y Nietzsche: El poder no controla sus efectos. El poder produce y cuando produce intenta producir mujeres heterosexuales, pero hay fisuras, donde hay otros tipos de corporalidades.
-¿Qué te parece la lucha por una ley de identidad de género?
-Yo no voy a poner el palo en la rueda, de la misma manera en que no lo hago con las mujeres feministas que trabajan por la legalización del aborto haciendo lobby frente al Estado. Me parece, sinceramente, una pérdida de tiempo.
-¿Qué es lo que te interesa?
-Frente a eso, cuál va a ser la nueva educación sentimental, cómo vamos a afectarnos, cuáles van a ser las nuevas formas de afectación de los cuerpos que no territorialicen la propiedad privada, las pasiones tristes. Yo trabajó ahí. A mi interesa cómo producir esas formas de vidas, como relacionarte sexo-afectivamente con otras personas, atentando contra este mundo dentro de este mundo
-¿Te consideras una persona alegre?
-Intento. Soy una persona vital, por decirlo de alguna manera. Eso no quiere decir que no me encuentres nunca triste. Cuando me viene la oscuridad me viene heavy. Pero trato de cultivar al máximo mi capacidad de alegría, de risa y de cinismo. Cuando me enfermo de “enamoramiento” –que cada cierto tiempo me pasa- me entristezco bastante.
-¿Te enfermas de enamoramiento?
-Idealizar alguna persona que ande por ahí, cathexizarla, como diría Freud. Es decir, introducir la fuerza libidinal dentro de un objeto, puro narcisismo. Por supuesto es una fuerza muy depresiva, en el sentido de que deprime tus potencias.
-Y de ti, ¿se enamoran?
-No se, supongo. Pero el enamoramiento no tiene que ver con las afectaciones profundas, ni con las afinidades ni amistades profundas, políticas, con las formas de vida que yo cultivo. No tiene que ver con eso. La gente que yo se que más me quiere, la que haría las cosas más alegres, y la que estaría por mi en los momentos más difíciles, no está enamorada de mi. No me necesita para vivir, lo que es muy bueno porque no me demanda que esté ahí permanentemente. Esa es la gente que más me quiere, muy fuertemente.
NO SENTIR DOLOR NI UN POR UN SEGUNDO. POR ESO LA GENTE SE MEDICALIZA
-¿Tomas medicamentos?
-Yo tomo drogas, esos son medicamentos, lo que pasa es que me lo administro diferente. Si me preguntas si voy a los médicos yo te contestaría: ¿Qué problema puede resolver un médico? Claro que no voy, es como si me robaran algo y fuese a la policía. Trato de resolverlo yo. No voy a médicos. Si me preguntas si experimento con sustancias, claro que si. Experimento con sustancias que son propias de la era fármaco-pornográfica.
-¿Cuál es esa era?
-Es una cosa que se inventó Beatriz Preciado, y que yo la interpreto como la idea de una sociedad disciplinar, con la metáfora del panóptico de Foucalt, y cómo ese panóptico crea una subjetividad donde ya no hace falta que nadie te controle, voz te controlás solo, porque pensás que te están mirando. Tras las cámaras del supermercado no hay nadie, pero igual no robas. De hecho hay un ideal regulatorio previo, te diría Nietzsche, que dice que “está mal robar”.
Preciado toma eso, lo pasa por las sociedades de control de Deleuze y la revolución molecular de Guattari. Entonces el control y producción de la subjetividad ya no está dado por una presión exterior y la creación de subjetividad mediante estos aparatos propios de los espacios de encierro, sino mediante sustancias que vos ingresás al cuerpo. Por ejemplo, una subjetividad Prozac, una subjetividadViagra, una cocaína, hasta la pornografía.
-¿Qué piensas de la pornografía?
-La pornografía no representa las distintas maneras en que la gente tiene sexo, sino que las produce. Frente a eso, lo que yo creo que Preciado plantea, y con lo que yo estoy de acuerdo, es que hay que re-apropiarse de esas armas, producir nuestra propia experimentación con algunas sustancias, aunque yo no tengo tanta onda con las sustancias industriales, pero no tengo pruritos morales con eso. No hay un lugar donde escondernos: El agua que cae del cielo ya está ácida.
-¿De esa re-apropiación viene el post-porno?
-Sí. O así podrías entenderlo, porque no se de donde viene. Unos dicen de Annie Sprinkle, que dijo esa famosa frase. Yo lo entiendo como la re-apropiación de un dispositivo de creación de nuevas subjetividades, que tienda a presentar cuerpos abyectos y prácticas abyectas como deseables. Entonces, en vez de reprimir la producción de pornografía, generar una contra-producción. Como es un subgénero dentro de la pornografía, no vas a encontrar que la gente que trabaje en salud reproductiva o en el feminismo, aborde este tema. Y, sin embargo, el porno si.
Pero creo que no hay una definición estándar y yo celebro cuando no hay definiciones estándar, cuando no hay una definición dogmática.
-¿Qué te parece cuando te clasifican como pornoterrorista?
-A mí no me molesta, le molesta a Diana (Diana J. Torres), la pornoterrorista en Barcelona que lo registró en creative commons y me prohibió usar el término. Dijo que yo estaba haciendo dinero, como hace ella. No me molesta que me digan así porque, por un lado, pienso que ella se va a agarrar una crisis hepática, y me alegra mucho porque se la merece, por egoísta, por no ver que lo mejor que le puede pasar a un concepto es que resuene.
Yo sería feliz si alguien en Dinamarca está usando elluddismo sexxxual. Por otro, me encantaría que me llegue la denuncia penal que dijo que me iba a hacer. Ahí hay una cuestión de celos…. El artista: El dispositivo por donde emerge la re-territorialización de la propiedad privada, de los egos, del yo…
Ella no cree en la monogamia pero tampoco cree en las afectaciones libres. Es como un hombre heterosexual: Cree que la libertad es “me cojo a todo lo que quiero, pero tengo una novia”.
-¿Podrías explicarme la crítica que haces al amor?
-Yo no estoy por el amor. Estoy por las afectaciones y, dentro de las afectaciones, creo que hay que afectarse alegremente. Por supuesto, como la alegría no es la felicidad, la afectación alegre debe ser intensa. Hay palabras que yo no ocupo. La manera en que yo me afecto con mis afines sexo-afectivos no tiene nada que ver con el amor, realmente. Yo lo veo más filoso, lo veo más intenso, lo veo mejor. La idea de amor hay que tirarla.
El otro día estábamos con Fernando (Davis, quien también estuvo en Chile acompañándola en algunas actividades) en el (Persa) Bio Bio y escuchamos una canción que decía “yo haría todo lo que me pidieras, todo lo que me ordenaras, por tu amor”. Y Fernando me decía: “No hay ni que poner la ‘R’ ahí” (risas). Eso es el amor.
-¿El enamoramiento afecta más a las mujeres?
-Eso te quería decir: Como yo estoy bio-políticamenteasignada a esta violencia llamada mujer, las mujeres hemos sido –yo también me enfermo de estas cosas- hecha presas de esta cuestión de enamorarse y de amar y de querer formar pareja, de no estar sola. Estamos muy a merced identitariamente de esto, que es una estrategia del poder. Y las mujeres, como identidad fija, estamos más expuestas a esto, al sentimentalismo. Yo, después de muchos años de padecer, de estar deprimida en mis potencias, de sufrimientos, me puse a hacer algo. Cada tanto me pego un trompazo, no vayas a creer que estoy curada. Si lo estuviera, no me dedicaría a esto, porque yo me dedico a las cosas que estoy implicada, con lo que no estoy tranquilo. Por ejemplo, yo no trabajo anti-especismo, si bien siempre lo rozo. Porque ya lo tengo resuelto, estoy en paz con eso.
NO CREO EN LA LOCURA. CREO EN LOS DEMONIOS Y TRATO DE APROPIÁRMELOS A MI FAVOR
-¿Cómo ves el deseo, los deseos?
-No lo veo como lo ve el paradigma del psicoanálisis, como falta o carencia, sino como fuerza productiva, una máquina que empuja para la producción de cosas, un motor creador. Yo hablo el deseo desde una etimología muy rara: La palabra ‘sidus’, que es estrella. ¿Qué es lo que hace una estrella? Es una guía. Para quien navega. ¿Y quién navega? El que se lanza a la aventura. En la época del latín y el griego, cuando te lanzabas al mar, quizás no volvías. El deseo no es lo que te falta sino lo que te guía.
Ahora, creo que hay que generar contra deseos. El deseo no es pre-discursivo, ni natural, espontáneo o pre-conciente: Es una producción del heterocapitalismo. Pero la buena noticia es que frente a que nuestro gusto no nos pertenece, podemos operar. Abrir el código y operar, producir otro deseo.
-¿Cómo producir otros deseos?
-Desde ciertos puntos epistemológicos que atentan contra el mundo. Cuando mis deseos no atentan contra el mundo, los tiro. Tener una pareja monogámica, romántica, idealizada, no atenta contra el mundo, porque eso es lo que el mundo quiere: Que la gente se case y se reproduzca. Lo quiere tanto que ahora la está dando la posibilidad a todo su estamento abyecto. Y aquí sigo a Tiqqun: Como no voy a poder sola, hay que establecer las alianzas.
-A propósito, te quiero leer una cita de Tiqqun, que a mí me parece muy bella: “La sensibilidad ha sido durante mucho tiempo –demasiado- una disposición pasiva al sufrimiento. Ella debe transformarse ahora en la herramienta misma del combate. Arte de reconvertir el sufrimiento en fuerza”.
-Sí. Yo no creo que para nada en el sufrimiento. El sufrimiento no es el dolor. El dolor puede ser reconducido hacia el placer, pero el sufrimiento, el pathos, no es lo mío. Calculo que ellos lo están tomando de Nietzsche, como las fuerzas reactivas, que son las propias del pathos, pueden ser convertidos en fuerza activa.
-¿Qué te gusta de Tiqqun? ¿Hablan de  género? Yo los veo ligados a otra cosa.
-Yo no diría eso. “Cómo hacer”, que es uno de los textos que más me gusta, está todo imbuido de género. De hecho, reivindican a las feministas radicales italianas. “La joven niña”, que no fue traducido al español (y yo ahí tengo mis ideas conspiranoicas), es puro género. Yo diría que les convendría mucho conocerme a mí y a mis afines, pero eso probablemente nunca ocurra, por muchos factores.
-¿Por eso haces la conexión entre las ideas de “huelga de género” de Beatriz Preciado, “huelga humana”, de Tiqqun, y “huelga de vientres”, de las feministas radicales?
-Sí, para poner a danzar esos conceptos. Es lo que me gusta de Beatriz Preciado, pone a danzar cosas que no danzaban juntas. Deleuze y Guattari con el feminismo radical, WittigTeresa de Laurentis, Butler. Arma una constelación u órbita, que es lo que propone Nietzsche: Orbitar, armar un sistema. Eso es armar un sistema, no la pelotudez que cree Marx o Hegel, eso es un delirio autoritario, una máquina despótica. Eso es lo que a mí me interesa con los conceptos: Ponerlos a danzar. No es que a ellos no se les ocurriera, sino que lo hacen de otra manera. Es como enojarse con Nietzshe porque es misógino: ¡El es misántropo! ¡odia a todos!
Creo que hay ciertas cosas que hay que abandonar, sin nostalgia. La gente que divide el mundo en polos, a mi no me interesa para nada.
Prefiero leer a los Tiqqun, que hacen lo que dijo Nietzsche: Escriben con sangre. El marxismo –y te tiro otra de titular, para que más gente me odie- y sus vertientes filo- socialistas son aparatos de captura para todo el estamento disidente, para toda aquella juventud que quiere hacer algo, no sabe cómo, y se pone a organizar partidos, pintar carteles; en vez de organizar alianzas de afinidad.
-¿Hablas de revolución?
-No la niego. Si hay que hablar, hablo, pero prefiero otras palabras. Pero, repito, si hay que hablar hablo. (…) El problema no es qué cosa hacer, sino cómo hacerlas. Yo tengo mis intuiciones, mis deseos (…) al ser la guerra (o la revolución) molecular, las barricadas están en todos lados y es de neurótico, de la ilustración, querer dominar los efectos.
NO HAY QUE BUSCAR. HAY QUE CONSTRUIR, PORQUE NO HAY
-¿Qué potencias ves en la orgía? ¿Por qué quisiste organizar ese taller acá?
-En principio, porque es placentero. Segundo, por todo lo que circula. Yo cojo mucho y soy muy atorranta (puta), pero tengo muy desarrollada la percepción de con quien sí y quien no, como las trabajadoras sexuales, que saben a cual auto subirse y a cual no, para no ser degolladas. Eso es un talento que se desarrolla en la práctica.
Cuando las orgías están bien organizadas, vuelven a ese momento ritual, vos no podés decir que cogiste con tal o cual sino que cogiste con la orgía y lo que hiciste es des-territorializar y des-genitalizar, porque quizás recibiste placer en una rodilla. Yo suelo aclarar que esto es la teoría y en la práctica no siempre es así; bajo las expectativas, pero igual salen cosas muy buenas y realmente creo en ese poder des-estructurante y deconstructivo de la orgía. Y desde ya debo confesarte que lo que más me gusta es el sexo grupal. No he encontrado un sexo más abyectamente hermoso.
-¿Fuiste desarrollando eso con el tiempo?, me imagino. Necesita un esfuerzo….
-Sí, claro. Esforzarse es una linda palabra. A ver: La primera vez que le di un beso a alguien ¡me dieron ganas de vomitar! (risas). De ahí para adelante fue todo esfuerzo. Un gusto adquirido. Por ejemplo, hoy mayormente me gustan las mujeres, no todas, pero ahora prefiero una corporalidad de mujer que una de varón… de bio-varón. Los varones straight también me gustan mucho porque me gusta mucho la masculinidad. Entonces cuando logro meter masculinidad y chocho…. ¡Adelante! Pero tuve que esforzarme en ello. Esta cultura quería que yo fuese heterosexual.
Por otro lado, me parece que la orgía tiene mucho potencial para ser explorado, experimentar. ¿Vos siempre supiste drogar bien? Cúando, cuánto, cómo. Yo no. Yo hoy lo sé. Con el ejercicio de la sexualidad es lo mismo. En todo caso, no creo que sea LO que hay que hacer, porque no creo en los programas; que eso signifique que nunca más sexo de a dos, pero si me parece que forma parte de la desprogramación, como las plantas sagradas, como no comer animales. Yo no como animales por coherencia: Todo tiene vestigio animal. La coherencia, el purismo, te lleva a ser filo-nazi. Yo no como animales por la desubjetivación que conlleva, porque es un dispositivo que te permite subjetivarte de otra manera. La sexualidad orgiástica tiene esa capacidad.
Y una vez enfrentados a esa sexualidad orgiástica, des-genitalizar requiere aun más esfuerzo…
-Claro, si tienes placer por tu rodilla, o te gusta que te chupen los pies, te dicen que estás enfermo, que es una perversión. También te dicen que si quieres mucho a una persona, ¿por qué vas a querer coger con otra? Y a mí me pasa que se me multiplica la riqueza. Lo veo más como lo veía Bakunin, que mi libertad se incrementa con la de los demás. Y a mí me pasa que cuando realmente me gusta una persona o quiero mucho a una persona, estoy muy afectada, quiero que se la coja todo el mundo, y quiero verlo. ¡Me pasa eso! (risas). Yo me he esforzado en eso y ha sido muy bueno contra mis celos. En general, lo primero que hago con las personas que me gustan es ponerlas a coger juntas.
-¿Fuiste celosa?
-No es que fui, sino que tengo celos. Trabajo sobre ello, me esfuerzo. Claro, no soy un ente que superé esa etapa, y por eso vengo a predicarle a la gente porque soy un apóstol. ¡De ninguna manera! Tengo celos y los veo como lo que son: Una enfermedad, algo sobre lo que trabajar, una producción que me quiere aislada, diezmada, neurótica, obsesiva… no quiere que todas nos afectemos en alegría. Frente a eso hay problemas: Los humanos son un problema, y está lleno de humanos.
HUELGA DE HAMBRE
-Con Rita Lazo han estado amadrinando al Liceo Experimental Artístico de Quinta Normal desde antes de tu llegada. ¿Cómo te tomas la decisión de las chicas y los chicos de hacer la huelga de hambre?
-Hay que apoyar la huelga de hambre, último bastión de los que no tienen nada para pelear más que su propio cuerpo. Lo que no puedo entender es por qué hasta cierta edad nos parece que hay que luchar por derechos que sólo son una trampa del capitalismo. A mi me gustaría saber cómo uno puede darse cuenta a los 20 de algo que se da cuenta ya mayor. Por qué la chica de ayer en el taller está preocupada por cómo va a hacer para pagar el gas, en un mundo que cuando quizás ella sea mayor, no va haber gas. Eso es lo que inquieta.
-¿Y qué le dijiste a los jóvenes en toma?
-Yo le dije a Karla (en huelga de hambre hace 28 días) y a los chicos del Liceo que yo apoyaba totalmente el movimiento, que me parecía muy bien que gente tan joven pusiera un palo a la rueda del sistema, siendo que a los 15 años hay tanto boludo suelto. Pero que si yo tenía que decirles la verdad, ser sincera conmigo y con ellos, autoformarse, la autodidaxis, es otra cosa y no depende de una institución, que son siempre macabras. Pero eso tendrán que descubrirlo ellos mismos.
Por Cristóbal Cornejo
El Ciudadano
Fotos: Luis Piñango, Diego Stickar, Leo Balistrieri,  Diario de Silvestri
**
Leonor Silvestri y la Colectiva Rita Lazo continúan sus actividades en la región chilena hoy viernes con la Fonda Warra: música en vivo, comida y bebida, performance;  mañana sábado 17 con un almuerzo y conversatorio en Cueto con Andes y más tarde otro . Para el 18 hay una besatón lésbica en una iglesia y el 19 es La Marcha de las putas desde Metro Santa Lucía. La próxima semana siguen otras actividades. Todos los detalles aquí.